Pinocho actual y anterior

El Pinocho que se vende en los puestos callejeros de Florencia no tiene nada que ver con la marioneta de cara redonda y sombrero tirolés que nos mostró Walt Disney. El libro firmado por el periodista Carlo Collodi (1826-1890), que uno puede encontrar en la librería del Duomo como símbolo de la capital de la Toscana, muestra a un niño de madera desobediente y mentiroso, sí, pero también cruel, egoísta, bribón y difícil de redimir. ¿Con moraleja? Por supuesto.
La marioneta que quería ser de carne y hueso llenó las páginas del 'Giornale dei bambini' durante casi dos años y permitió a Collodi, cuyo nombre real era Carlo Lorenzini, pagar una pequeña deuda de juego y, además, pasar a la posteridad.
El escritor, que quiso librarse del muñeco mucho antes de que el editor se lo permitiera, creó un personaje que demostrara a los niños la importancia de la honestidad y la obediencia, pero no libró sus relatos de asesinatos, robos ni palizas. Lo imaginó larguirucho, extremadamente delgado y con su famosísima nariz prominente.
Pinocho con otra marioneta.
Pinocho con otra marioneta.
Así era el Pinocho que viajó hasta California para protagonizar el segundo largo de animación de la casa Disney, que ahora se relanza en Blu-Ray y DVD después de un año de restauración. La película se estrenó en 1940, pero en los tres años previos que duró su producción, el aspecto de la marioneta fue cambiando hasta quedar como hoy la reconoce la mayoría.
"El Pinocho temprano es más parecido al cuento de Collodi, con un pantalón verde tirolés y un sombrerillo", explica Lella Smith, la responsable del valiosísimo archivo de Disney y conocedora de todos los detalles inimaginables sobre la historia de la factoría.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.