Curiosidades falleras






Curiosidades falleras



La falla más antigua…
…es la que se planta en la Plaza del Mercado Central de Valencia. Ya en 1797 se plantó en este emplazamiento una figura del Coloso de Rodas. Es posible que la fiesta de las fallas apareciera años antes, pero la documentación no permite concretar cuándo exactamente.
La falla de DalíEn 1954, a la comisión de El Foc (que plantaba en la actual Plaza del Ayuntamiento de Valencia) se le ocurrió plantar una falla diseñada por el pintor Salvador Dalí. La calidad artística del monumento era innegable, como todo lo que hacía Dalí, pero dio grandes problemas técnicos a su constructor, el artista fallero Octavio Vicent, y además no gustó en el mundo fallero por ser demasiado diferente a los monumentos tradicionales.
¡Mucho sexo en las fallas!
Sin duda, uno de los temas preferidos en los monumentos falleros es el sexo. De hecho, de todas las fallas plantadas desde 1975, la sexualidad es el tercer tema más elegido en los monumentos falleros. Incluso es muy habitual encontrar alguna mujer desnuda o escena picante en monumentos que tratan cualquier otro tema. Tanto sexo tiene que ver inequívocamente con el humor tradicional de los valencianos, que tiene un alto componente erótico.
Vestidas de millonesLos trajes de fallera más lujosos, como los que lucen las falleras mayores de Valencia y de algunas comisiones, pueden costar más de 12.000 €. Estos altos precios se deben por un lado, al coste de la tela, de alta calidad y con bordados a mano, y por otro lado a los aderezos, realizados en oro y con diseños muy elaborados.
¿Museo Fallero o club de jubilados?
En el Museo Fallero se exponen todos los ninots indultats desde 1932, es decir, aquella figura que es considerada la mejor hecha de Valencia, y que se salva del fuego. Pues bien, muchos de esos ninots que se salvaron de la quema son figuras de abuelos. Sin ir más lejos, el año pasado, tanto el ninot indultat infantil como el grande eran abuelos: el infantil era una pareja de abueletes contando un cuento a sus nietos, procedente de la falla infantil de Duque de Gaeta-Puebla de Farnals, y el grande era un abuelo constructor de sillas de paja, del monumento de la Plaza de la Merced.
‘Llibrets’ con firmas de lujo
El llibret es una pequeña revista que publica cada comisión fallera, donde se explican los monumentos grandes e infantiles de la misma y aparecen las fotos de las falleras mayores de ese año, entre otras informaciones. El llibret de la Falla Na Jordana, una de las fallas de sección especial de siempre, además de esas secciones típicas, ha contado y cuenta con artículos de importantes firmas como Albert Boadella (director del grupo teatral “Els Joglars”), Francis Montesinos (diseñador), Rosa Montero (periodista) y muchos otros.
¿Dónde meten tantas cestas de flores?
La Fallera Mayor de Valencia y la Fallera Mayor Infantil de Valencia reciben en el acto de su exaltación, como regalo de diversas instituciones valencianas, al menos 15 cestas de flores de grandes dimensiones. Sí, son muy bonitas, pero ¿se las llevan todas a su casa? Si lo hicieran, la casa parecería el jardín botánico. Pues no, lo que hacen en general es quedarse con una o dos y dar el resto como ofrenda a la Virgen, regalo a otras instituciones o bien como adorno del chalet.
Todo el material que quemamos el día 19 de marzo
El día 19 de marzo de 2000, en Valencia se quemaron todas las fallas, como es tradicional. En esa quema se convirtieron en cenizas 652.050 kilos de barro de modelar, 2.110.250 Kg de escayola de modelar, 1.001.627 Kg de cartón, 1.003.010 Kg de pastas y colas, 104.328 Kg de clavos, 863.400 Kg de madera, 398.682 Kg de tableros y 269.640 Kg de pinturas y barnices. Todo ello eran los materiales que se utilizaron para construir los monumentos grandes e infantiles del año 2000.
Unos 40.000 millones  de pesetas (240 millones de euros) mueven las Fallas
Según un estudio de la Interagrupación de Fallas de Valencia publicado en la “Revista d’Estudis Fallers” de este año, la fiesta de las Fallas movió unos 40.812 millones de pesetas en el año 2000. Aquí van incluidos todos los gastos de la construcción de monumentos, pirotecnia, hostelería, transporte, lotería, bandas de música, bebida para los casales, flores, autobuses, tintorería, seguridad y otros conceptos. No es una cantidad nada despreciable, ¿verdad?
Así es la ‘cremà’
Quemar una falla es todo un ritual. Poco antes de las doce de la noche del 19 de marzo, se dispara un castillo de fuegos artificiales como preludio. Después se retiran las vallas que rodean al monumento grande, se agujerea, se rocía de gasolina y se rodea de una traca incendiaria. Cuando está todo preparado, se enciende la traca, la cual prende la falla con algún efecto pirotécnico. Si la falla se ha encendido bien (no siempre lo hace a la primera), al poco rato hace un calor de miedo alrededor por la hoguera tan grande que se forma. Mientras se quema, el público ve cómo va apareciendo el armazón y los ninots van consumiéndose, y espera ansioso que caiga el remate. Cuando cae, el público aplaude, y sigue viendo cómo lo que queda va convirtiéndose en brasas (que irían muy bien para hacer chuletas, por cierto). Cuando sólo quedan cenizas, el público se va retirando y los falleros van a recoger trastos, porque la fiesta ya ha terminado. ¡Hasta el próximo año!
¡Fallita mía, cómo has crecido!
¡No os creáis que toda la vida ha habido fallas gigantescas como algunas de las que se plantan ahora! Las comisiones que ahora plantan monumentos enormes empezaron haciendo esculturas de tamaño reducido como que el se ve en muchas de las calles de Valencia en la actualidad.
Por ejemplo, la comisión de la Falla del Pilar, que es la que más veces se ha llevado el primer premio de la máxima categoría, surgió en 1865 (1890 según algunas fuentes) y durante sus primeras décadas plantó pequeños monumentos. En concreto, el de 1932 era una falla escenario (entarimado con diversas escenas de ninots encima) que en escasas escenas decía que las mujeres eran las amas del mundo. No se diferenciaba mucho en tamaño del resto de fallas de la época.
Esa misma comisión plantó estas fallas de 2001 una falla de 20 millones de pesetas, la cual trataba el tema de la gastronomía con decenas de ninots, un remate gigantesco en forma de cocinero y una altura similar a la de las fincas que la rodeaban. Desde luego, esta falla (al igual que otras) ha prosperado con el tiempo, ¿verdad?
‘Llibrets’ de falla
Un llibret es una publicación que realiza cada comisión fallera anualmente básicamente para explicar su falla, poner las fotos de sus falleras mayores, dar el programa de fiestas y publicar el listado de falleros y abonados. Sin embargo, es mucho más que eso, pues refleja en tono satírico propio de las Fallas la actualidad del momento y la personalidad de la comisión que lo edita. Por ejemplo, en algunas explicaciones de falla de principios de siglo se pueden leer quejas por el retraso del tren directo Valencia-Madrid, o más recientemente, la inauguración del metro de Valencia y de Canal 9. También encontramos en llibrets quejas por la falta de colaboración de los falleros en los actos de la comisión, agradecimientos a algún “mecenas” que salvó el presupuesto de la fiesta o bellas historias de la comisión cuando ésta cumplía 25 ó 50 años.
De la falla escenario a la falla monumental
Los primeros monumentos falleros que se podían considerar como tales eran como escenarios donde diversos ninots formaban escenas. Su tamaño no era muy grande, y lo que realmente abultaba en la mayoría de los casos era el alto entarimado que le servía de base. Prácticamente todas las fallas eran así a principios de siglo, pero ya sobre los años 20 se fueron introduciendo los monumentos con la estructura que conocemos ahora, es decir, un remate grande y escenas rodeándolo. El artista fallero Carlos Cortina se considera como el pionero en esta manera de hacer fallas, y a Regino Mas, entre muchos otros méritos, se le considera un importante difusor de lo que conocemos hoy como “falla monumental”, es decir, los monumentos enormes que cada año podemos ver en algunas plazas de Valencia.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.