Guia de Venecia







Venecia, la ciudad de los canales, es la capital de la región de Véneto. Está situada sobre un conjunto de islas que se extiende en una laguna pantanosa en el mar Adriático, entre las desembocaduras de los ríos Po (sur), y Piave (norte) al nordeste de Italia.


Venecia está compuesta por 120 pequeñas islas unidas entre sí por 800 puentes. Se llega a Venecia desde tierra firme por el Puente de la Libertad que accede al Piazzale Roma.


Venecia tiene una superficie total de 412 km² y 271.251 habitantes.


DATOS GENERALES



En la Antigüedad esta región estaba habitada por el pueblo véneto. Cuando los germanos empezaron a invadir Italia en el siglo V, los habitantes de algunas ciudades (Padua entre otras) se refugiaron en estas islas. Se establecieron y llegaron a tener su propio gobierno presidido por 12 tribunos, tantos como islas principales había. Casi desde el principio esta comunidad fue autónoma, y nombraron un dux o dogo. El cargo era vitalicio. Los dogos de los siglos VIII y IX supieron mantener su autoridad en el Senado. Eran muy inteligentes, conocían el mundo que les rodeaba, mantenían relaciones con Oriente y Occidente y sabían lo que querían. Su máxima expansión y esplendor fue en el siglo XV. Venecia supo aprovecharse de todos los cambios que ocurrieron en Occidente: Acertó al aliarse con los francos contra los longobardos. Aunque mas tarde les cayo una bomba por su culpa. Acertó al aliarse con el Imperio Bizantino contra los normandos .
Acertó en su benevolencia y tolerancia con el Islam, de manera que al estar el Imperio Bizantino en guerra con los árabes éste no podía traficar sin gran riesgo y fue entonces cuando las naves venecianas iban a Alejandría, Beirut y Jaffa, monopolizando aquel comercio.


Venecia está rodeada de lagunas de poco fondo; eso le valió siempre como gran defensa. En sus aguas encallaban fácilmente las naves que no conocían los fondos, así es que era como una ciudad atrincherada dentro de grandes murallas. Las murallas de Venecia son los bancos peligrosos de arena que quedan casi al descubierto en bajamar. Para llegar desde el Adriático había que conocer los pasos, que en tiempos de paz se señalaban con hileras de palos con luces para la noche.


Desde su fundación la ciudad ha sufrido los efectos de inundaciones periódicas. En la actualidad la ciudad se considera en grave amenaza por las repetidas inundaciones. En primavera y otoño tiene lugar el agua alta (marea alta) dos veces al día y la plaza de San Marcos se inunda de agua hasta tal punto que tienen que colocar pasarelas de madera sobre las que la gente tiene que andar en fila india. El gobierno italiano prepara un proyecto, denominado Moises, para levantar unos diques móviles que se cerrarían en caso de aumento del nivel del agua del mar.


La Región Veneto está dividida en 7 provincias. Junto con Cerdeña, Véneto es una de las dos Regiones a cuyos habitantes el Parlamento Italiano reconoció el estatus de "pueblo" (ley 340/1971) aún eso no haya resultado en poderes autonómicos especiales. A su vez cada provincia se divide en municipios. La capital de la Región es la ciudad de Venecia.


Son famosos sus canales, los cuales componen un gran entramado a modo de calles que parten del Gran Canal, que es como una gran avenida por donde discurren multitud de embarcaciones, grandes y pequeñas, siendo estas últimas las conocidas góndolas. Son muy útiles los vaporetos


Es una ciudad casi en su totalidad peatonal, excelente para visitarla paseando o en una de sus carísimas góndolas.


La fiesta más popular de Venecia es el Carnaval cuya tradición se remonta, posiblemente, al siglo XI cuando Venecia comenzaba a dominar marítimamente importantes porciones del mar Mediterráneo. Oficialmente se declaró existente como festividad suprema durante el siglo XIII. Sin embargo es sólo hasta el siglo XVIII cuando el Carnaval de Venecia alcanza su punto máximo. A él acudían viajeros y aristócratas de toda Europa, en busca de diversión y placer. Con la decadencia de Venecia como poder mercante y militar, el carnaval palideció hasta casi desaparecer. Se recuperó algo de su festividad hacia finales del siglo XX, cuando la ciudad se ve abrumada por la invasión de miles de turistas, aunque las grandes épocas de diversión desenfrenada quedaron atrás. El Carnaval de Venecia se caracteriza porque sus participantes usan elaboradas máscaras para cubrir sus rostros.


Venecia ha tenido un desenvolvimiento magno en el arte. Es una de las ciudades con grandes bellezas arquitectónicas.


La hora local es GMT+1, el prefijo telefónico es 041, electricidad utilizada es 220 voltios a 50Hz y la moneda es el Euro.


DE COMPRAS



Para el turista apasionado de shopping, Venecia representa un verdadero paraíso: en la ciudad se encuentra realmente de todo, de las tiendas de souvenirs con máscaras de carnaval y objetos de vidrio de Murano, a las más lujosas boutiques de alta moda.


De muy antigua tradición son los objetos de vidrio de Murano realizados en los hornos de la isla por expertos maestros vidrieros, que transmiten desde hace siglos sus técnicas de producción artesanal. desde la lámpara firmada Venini al cenicero, del florero a los pequeños animales sumamente coloreados. Con respecto a las joyas, un souvenir muy apreciado es la murrina: un fino colgante con forma circular de vidrio coloreado, con motivos de espiral o flores, para usar al cuello con una cadena de oro o plata. Paseando por las "calli" (calles) y los "campi" (plazas) venecianos notará también una gran cantidad de tiendas de máscaras, otro objeto artesanal típicamente veneciano, hecho en terracota o cerámica. Si desea llevarse también un souvenir gastronómico, puede comprar graciosos paquetes de regalo con pastelería veneciana típica, como los "zaeti" y "bussolà", en una de las numerosas pastelerías de Venecia.


A los apasionados de shopping firmado, le aconsejamos un tour por las calles de la moda, sobre todo por las célebres Mercerie: la principal arteria comercial de Venecia que conecta Plaza San Marco al Rialto, y en la que se encuentran las tiendas de Max Mara, Sergio Rossi, Cartier, Krizia, Gucci, Louis Vuitton y muchos otros. También debe recorrer, Vía XXII Marzo donde encontrará, entre otros, a Bulgari, Bruno Magli, Versace y Damiani.
PARA VISITAR



La Plaza de San Marcos. Napoleón Bonaparte dijo de esta plaza que era El salón más bello de Europa. Las demás plazas de Venecia se llaman campo. El suelo es de losas de piedra de Istria. La plaza está delimitada por edificios famosos: al fondo, la fachada de la basílica de San Marcos, el Campanile de ladrillo, (desde allí señalaban la llegada de los barcos y los incendios de la ciudad. Hay que subir para ver la vista de Venecia), el Palacio Ducal, la Torre del Reloj. Delimitando la gran plaza con una longitud de casi 3500 m están los dos edificios llamados Procuradurías Viejas y Procuradurías Nuevas, cuyas fachadas son una continua arcada. El edificio de las Procuratie Vecchie (Procuradurías Viejas) es la sede de procuradores y magistrados encargados de la conservación de la basílica. El edificio se encuentra a la derecha de la basílica. En el lado opuesto se encuentran los edificios de laProcuratie Nuove (Procuradurías Nuevas). Al fondo de la plaza de San Marcos, entre estos dos edificios se encuentra la Fabbrica Nuova, hoy museo Corner. En el extremo del edificio de las Procuradurías Viejas, en el ala norte de la plaza se encuentra la Torre del Reloj, llamada también de Los dos Moros. Da acceso al barrio de las Mercerías. En el centro de la torre se muestra el gran reloj que señala las horas, los días y el curso de los planetas y las estrellas. En lo alto se ven las figuras que han dado el nombre de moros y que dan las horas golpeando una campana. Se puede subir a la terraza donde se encuentran.


El Palazzo Ducale («Palacio Ducal»), situado en el extremo oriental de la plaza de San Marcos, es uno de tantos símbolos de la ciudad de Venecia. Fue erigido presumiblemente entre los siglos X y XI sobre la base de un núcleo central fortificado, constituido por un cuerpo central y torres en las esquinas; alrededor de dicho núcleo se desarrolló la que es una de las obras maestras del Gótico veneciano. La primera gran reestructuración, que transformó la fortaleza originaria en un elegante palacio ya sin fortificar, se llevó a cabo en el siglo XII por el dux Sebastiano Ziani. Una nueva ampliación fue realizada a finales de 1200. Durante el gobierno de Bartolomeo Gradenigo (1339 – 1343) el palacio empezó a adquirir su forma actual. Una ampliación de 1424 debida al dux Francesco Foscari extendió el palacio por el lado de la Basílica de San Marcos. Un añadido importante (la Porta della Carta, proyecto de los arquitectos Giovanni Bon y Bartolomeo Bon (también autores de la Ca' d'Oro) fue terminado en 1442. La parte interna (es decir, la que da a la parte del canal de Palacio y termina en el Ponte della Paglia («Puente de la Paja»), y que hospeda los apartamentos del Dux), fue edificada después del gran incendio de 1483 según el proyecto del arquitecto Antonio Rizzo. Sucesivos embellecimientos, como la Scala dei Giganti(Escalera de los Gigantes), se alternaron con incendios devastadores durante todo el siglo XVI. A principios del siglo XVII, fueron añadidas las llamadas Prigioni Nuove («Prisiones Nuevas»), más allá del canal, por obra del arquitecto Antonio Contin. Este nuevo cuerpo de fábrica, que sería la sede de los Signori di notte al criminal («Señores de noche de lo criminal»), magistrados encargados de la prevención y represión de los delitos penales, fue conectado al Palacio mediante el Puente de los Suspiros, cruzado por los condenados en su camino a las nuevas prisiones.


Después de la caída de la República de Venecia en 1797, el Palacio no se utilizó ya como sede del príncipe y de las magistraturas sino que fue acondicionado para albergar oficinas administrativas. Las prisiones, llamadas i Piombi («los Plomos») a causa del revestimiento en ese material del tejado, conservaron su antigua función. Tras la anexión de Venecia al Reino de Italia, el palacio sufrió numerosas restauraciones, y en 1923 fue finalmente destinado a museo, función que conserva hoy día.


El color del Palacio cambia según la luz del día, adquiriendo una tonalidad rosa muy delicada pero conservando en las ojivas góticas un color rosáceo y blanco. Construido y distribuido como lo fue, el edificio está calculado con tanta inteligencia que de ninguna manera produce una sensación de inestabilidad o fragilidad. Por el contrario, las columnas dan la impresión de cargar sin esfuerzo la gran construcción, que rehusándose a posarse en tierra parece estar suspendida en el aire y es soportada por dos columnas de ojivas magníficas.


La Basílica de San Marco. Esta espléndida iglesia fue construida en el año 829 para custodiar las reliquias de San Marco, santo protector de la ciudad, y fue consagrada en 1024. Restaurada y enriquecida varias veces en el curso de los siglos, la Basílica es sin dudas la iglesia más espectacular de la ciudad. La fachada principal es realmente única, con sus cinco portones arqueados, una larga terraza en la que se destacan cuatro caballos de bronce y sus bajorrelieves de estilo bizantino. El interior posee el mismo nivel del exterior: desde el formidable diseño geométrico del pavimento en mármol a los espléndidos mosaicos que decoran las paredes y narran el Nuevo Testamento.


El Campanario de San Marco fue construido alrededor del siglo IX, inicialmente con función de torre de vigilancia y faro. En el año 1100 fue reconstruido y por último, en el siglo XVI, fue completado bajo la dirección del arquitecto Bon, que lo enriqueció en estilo renacentista, mas respetando su estructura original. En 1902, el campanario sufrió un desastroso derrumbe que, afortunadamente, no tuvo consecuencias trágicas. Venecia decidió reconstruirlo "com’era e dov’era" (como era y donde estaba) y después de solamente 10 años el nuevo campanario, copia exacta del original, fue inaugurado: base cuadrada, cuerpo de ladrillos, ancho 12 metros y altura de 98,6 metros. En la cima: una celda cerrada por un ático y cubierta por la punta piramidal del campanario sobre la que brilla el ángel dorado, alto unos 2 metros. El campanario ha cumplido durante siglos un rol fundamental en la vida política y social de la ciudad. Las campanas sonaban para informar a los venecianos sobre los principales eventos organizados en Venecia, mientras que a los pies del campanario surgían ventas de vino muy frecuentadas, que se iban corriendo, según la hora, para seguir la sombra del Campanario. De esta antigua y arraigada usanza surgió el término que los venecianos usan para indicar un vaso de vino: "ombra", o sea sombra.


Puente de Rialto.Cruza el Gran Canal de Venecia. Es el más antiguo de los tres puentes que cruzan el Gran Canal y probablemente el más famoso de la ciudad .
Inicialmente el Puente de Rialto era la única conexión permanente entre las dos riberas del Canal Grande. Parece que ya en 1172 había sido proyectado un puente hecho con barcazas y sustituido, después de unos años, por un puente con columnas de madera, destruido a su vez en 1310. En 1444, fue construido un nuevo puente de madera, mucho más grande que el anterior, capaz de albergar varias tiendas. En ese mismo año, se derrumbó por el peso de la multitud que se congregó para ver un desfile náutico, siendo reconstruido otra vez hasta 1524, fecha en que volvió a derrumbarse. En 1551, las autoridades venecianas pidieron propuestas para renovar el Puente de Rialto. Numerosos arquitectos famosos, como Miguel Ángel, Jacopo Sansovino, Andrea Palladio y Jacopo Vignola se ofrecieron, pero todos realizaron propuestas desde un enfoque clásico con diferentes arcos, que fueron juzgadas de inapropiadas para esta obra. La versión final de piedra del Puente de Rialto, así como lo conocemos en el presente, fue realizado entre 1588 y 1591 por Antonio da Ponte. La construcción encontró varias dificultades a causa de la inestabilidad del lugar y su altura (8 metros).



El Puente de los Descalzos (Ponte degli Scalzi en italiano) es uno de los tres puentes que atraviesa el Canal Grande. También es llamado Puente de la Estación o Puente de la Ferrovía debido a su proximidad con la estación ferroviaria de Santa Lucía. Los trabajos de su construcción comenzaron el 4 de mayo de 1932 a partir del proyecto del ingeniero Eugenio Miozzi (1889-1979). Fue inaugurado el 28 de octubre de 1934. Es un puente de un solo arco hecho totalmente de piedra de Istria. Antes de su construcción en ese mismo lugar se encontraba un puente de hierro construido en 1858.


El Puente de la Academia (Ponte dell'Accademia en italiano) es el otro puente que junto con el Puente de Rialto y el Puente de los Descalzos atraviesa el Canal Grande. El puente original era de hierro y fue inaugurado el 20 de noviembre de 1854. Posteriormente y en reemplazo del puente de hierro se construyó un puente de madera a partir del proyecto del ingeniero Eugenio Miozzi (1889-1979). Fue inaugurado el 15 de enero de 1933. Intervenciones posteriores han agregado al puente original elementos de hierro.


El puente de los Suspiros es uno de los puentes más famosos de Venecia. Situado a poca distancia de la Plaza de San Marcos, une el Palacio Ducal de Venecia con la antigua prisión de la Inquisición (Piombi), cruzando el Rio Di Palazzo. Es una construcción barroca del siglo XVII que da acceso a los calabozos del palacio. Debe su nombre a los suspiros de los prisioneros que, desde aquí, veían por última vez el cielo y el mar. Nada tiene que ver con la acepción romántica que algunos autores han utilizado como recurso poético. Para acceder al puente hay que seguir el Itinerario Secreto desde el interior del Palacio Ducal de Venecia. Conocido en el mundo entero, es fotografiado por los miles de turistas que visitan la ciudad.


La Accademia di Belle Arti, es la Academia o Escuela de Bellas Artes de Venecia, conocida popularmente como La Academia. Las obras de sus alumnos fueron el origen de la pinacoteca de dicha institución llamada Galería de la Academia (en italiano, Gallerie dell’Accademia), que conserva una de las mayores colecciones de arte italiano y es uno de los más importantes focos turísticos de la ciudad de Venecia.


Se encuentra situada en la orilla sur del Gran Canal de Venecia, donde la Academia da nombre a uno de los tres únicos puentes que cruzan dicho canal, el Puente de la Academia. Los orígenes de la Academia se remontan al 1750, cuando la República veneciana decidió dotar a la ciudad de una Academia de pintores y escultores. El encargo se dio al pintor Giovanni Battista Piazzetta con instalaciones en el Fondaco de la Harina, actualmente Capitanía del Puerto, poco antes del Muelle de San Marcos. Desde ese momento comenzó a recogerse un primer grupo de obras realizadas por los alumnos de la Academia.


La Galería de la Academia conserva piezas maestras de la pintura veneciana hasta el siglo XVIII, ordenadas cronológicamente aunque su exposición es tratada en ocasiones por temáticas similares. Están expuestas obras de los siguientes autores, entre otros: Gentile Bellini, Giovanni Bellini, Sebastiano del Piombo, Tintoretto, Tiziano ó Paolo Veronese.


La Fenice (el fénix), es uno de los teatro de ópera más famosos de Europa. En él se han estrenado muchas de las óperas italianas más conocidas. En 1774, el Teatro San Benedetto, el teatro de ópera más importante de Venecia con más de cuarenta años de historia, fue destruido por un incendio. Poco después de su reconstrucción surgió una disputa legal entre la compañía que lo administraba y los propietarios, la familia Venier. La disputa fue ganada por la familia, por lo que la compañía decidió construir por su cuenta un nuevo teatro en el Campo San Fantin. Las obras se iniciaron en junio de 1790, y terminaron en mayo de 1792. El nuevo teatro fue nombrado La Fenice para honrar el resurgimiento de la compañía, primero de sus cenizas, y luego de su mudanza. La Fenice se inauguró el 16 de mayo de 1792 con una ópera de Giovanni Paisiello llamada I Giochi di Agrigento.


En diciembre de 1836 un nuevo desastre se ensañó contra el teatro. El fuego lo consumió nuevamente y tuvo que ser reconstruido rápidamente, reabriendo sus puertas el 26 de diciembre de 1837. En 1884 se inició la colaboración de Giuseppe Verdi con el teatro, con una producción de Ernani durante la temporada de carnaval. Luego se sucedieron los estrenos de Attila, Rigoletto, La Traviata y Simon Boccanegra.


Durante la Primera Guerra Mundial, La Fenice fue cerrada y cuando reinició sus actividades lo hizo con muchas producciones, y atrayendo a grandes cantantes y directores del mundo. En 1930 la Bienal de Venecia iniciaba el primer Festival Internacional de Música Contemporánea, en el que se presentaron compositores de la talla de Igor Stravinski y Benjamin Britten. En ediciones posteriores de este festival se han presentado también Luciano Berio, Luigi Nono y Sylvano Bussotti.


El 29 de enero de 1996 otro incendio destruyó completamente el teatro. Se descrubió que el incendio fue provocado y un juzgado de Venecia encontró culpables a dos electricistas que tenían problemas contractuales con la compañía. Los trabajos de reconstrucción se iniciaron en 2001 y culminaron con la reapertura del teatro el 14 de diciembre de 2003, con un concierto inaugural con obras de Beethoven, Wagner y Stravinski. La reconstrucción estuvo a cargo del arquitecto Aldo Rossi quien respetó el estilo original del siglo XIX. Algunas personas criticaron que se haya perdido la oportunidad para construir un nuevo teatro.



Formalidades




Italia, Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y España forman parte del acuerdo Schengen, que permite la libre circulación de viajeros. Los ciudadanos comunitarios pueden entrar y salir libremente del país. En la actualidad, los naturales de América Latina pueden entrar en Italia sin visado en calidad de turistas y permanecer hasta 90 días, excepto peruanos, colombianos, domincanos y cubanos.


El IVA normalmente está incluidoen el precio. No existen tasas de aeropuerto ni tasa en los puertos maritimos.





Restauración y Diversión



La cocina veneciana, se caracteriza por la gran variedad de platos tradicionales que se elaboran en gran parte con todo tipo de peces y verduras, con un único límite: el de la estación. Algunos de los platos tìpicos son: los "cicchetti" (entremeses) expuestos en todos los "bacari" (hosterías) de Venecia, para saborearlos acompañándolos con una "ombra"(sombra: vaso) de vino. Los cicchetti típicos venecianos son: pinzas de cangrejo fritas, albóndigas de carne, medio huevo duro con anchoa, verduras fritas, pulpitos con polenta, sobrasada con polenta y, naturalmente, tostadas de pan con bacalao mantecado, o sea, cocido en leche y licuado para volverlo cremoso. Pero el entremés por excelencia son las"sardee in saor": sardinas en escabeche con cebolla y vinagre, aromatizadas con pasas de uva y piñones.


Con respecto a los primeros platos la cocina veneciana ofrece muchas especialidades. Célebre es el risotto, preparado con cigalas o sepias, aunque la receta más elogiada es la de "risi e bisi", el risotto con guisantes que comían los Dogi el día de San Marco. Entre las pastas, recordamos los "spaghetti" con almejas o tinta de sepia, los "bigoli in salsa"una especie de "bucatini" (spaghetti más gruesos) condimentados con anchoas y cebollas, y la muy popular "pasta e fagioli" (judías), suculento plato invernal que se sirve tanto en las hosterías como en los mejores restaurantes de Venecia.


Como segundos de pescado, le aconsejamos las "scampi alla busara", cigalas hechas con tomate y pimiento, anguila estofada y sepias guisadas, naturalmente acompañadas con polenta. Muy característica es también la fritura de "moeche", pequeños cangrejos pescados en el período de la muda (primavera y otoño) cuando hasta su caparazón es tierno y comestible. Entre los segundos de carne, seguramente el más típico es el hígado a la veneciana: tierno hígado de ternera estofado con mucha cebolla.


Un capítulo a parte merecen las "castraure", las célebres alcachofas violetas cultivadas en las islas de la Laguna, especialmente en Sant'Erasmo. Se trata de un producto exquisito y muy raro, que se puede saborear en mil modos exclusivamente en el período de su cosecha, que va de fines de abril hasta la segunda mitad de junio.


Todos estos deliciosos platos deben acompañarse con vinos vénetos: del Prosecco de Conegliano al Valpolicella, del blanco de Custoza al Amarone. Para concluir la comida le aconsejamos un "sgroppino" (sorbete de limón y Prosecco) o bien, un vasito de grapa de Bassano, después de saborear alguno de los típicos dulces venecianos como los"zaeti", galletas preparadas con harina de polenta y pasas de uva, o los bussolà buranelli, galletas de manteca con forma de rosca, deliciosas también embebidas en el dulce Vin Santo.


Venecia ofrece posibilidades de entretenimiento y diversión para todos los gustos: es posible saborear un aperitivo en uno de los elegantes cafés de Plaza San Marco, escuchar una ópera lírica en el Gran Teatro La Fenice, o bien, descubrir la tradición ligada a los "bacari" (hosterías) venecianos.


Para los estetas más refinados no hay nada mejor,entre un museo y otro, que una placentera pausa en un local histórico y aristocrático como el Café Florian o el Quadri de Plaza San Marco, o bien, el Harry's Bar o el Harry's Dolci de la Giudecca.


El Café Florian se encuentra bajo los pórticos de las Procuratie Nuove y es uno de los símbolos de Venecia. Desde su inauguración en 1720, el Café Florian acoge huéspedes ilustres como Goldoni, Lord Byron, Foscolo, Goethe, Dickens, Proust, D'Annunzio y Eleonora Duse, Rousseau, Stravinsky, Modigliani. Espléndidas son sus salas internas: la Sala degli Specchi, la Saletta Orientale, la Sala del Senato y la Sala Liberty, joyas decimonónicas que se pueden admirar saboreando un excelente café y degustando deliciosas pastas de té. Durante la hermosa temporada estival, es posible relajarse sentados en las mesitas al aire libre, en el corazón de Plaza San Marco, arrullados por la música de la orquesta privada del Café.


Otro local histórico es sin duda el "Harry's Bar" -abierto por Giuseppe Cipriani en 1931, en un pequeño almacén cerca de San Marco- que se volvió en pocos años uno de los restaurantes más famosos del mundo. Entre los admiradores de la cocina de Cipriani hubo artistas y escritores como Hemingway, y políticos y soberanos que contribuyeron a alimentar su leyenda. Con Arrigo Cipriani, el inventor del Bellini (cóctel a base de vino blanco y zumo de melocotón), el Harry's atravesó el océano y desembarcó en Nueva York.


Los amantes de la ópera lírica y el ballet podrán asistir a los espectáculos organizados en elGran Teatro La Fenice, recientemente reconstruido "com'era e dov'era" (como era y donde estaba) después de un terrible incendio.


Si prefiere diversiones más simples, en lugares más informales, le aconsejamos un tour por los "bacari": las características hosterías de Venecia, con grandes mesas de madera y mostradores atiborrados de "cicchetti" (entremeses). Entre los más característicos, recordamos el "Do Spade" y el "Volto", donde se puede tomar la famosa "ombra" (sombra) de vino respirando una atmósfera realmente auténtica.


A quien busca lugares llenos de vida, le aconsejamos sin duda Campo Santa Margherita y sus alrededores -lugar de encuentro de universitarios y artistas- y la zona del Ghetto, en particular la zona adyacente Fondamenta de la Misericordia, sobre la que se asoman pequeños restaurantes étnicos, bares y locales históricos como el "Paraíso Perdido".





Excursiones



Burano. Es una isla de la laguna veneciana, situada a 7 kilómetros de Venecia, que se recorre en 40 minutos con el vaporetto. Su población actual ronda los 7.000 habitantes.


Destacan sus fachadas de colores, así como la iglesia de San Martino y su campanile. La isla es famosa por la producción de encaje de hilo, y es patria del compositor Baldassare Galuppi que da nombre a la via principal de la isla.


Murano. Es normalmente descrita como una isla de la laguna veneciana, aunque como Venecia, es realmente un archipiélago de islas unidas por puentes. Se encuentra aproximadamente a 16 kilómetros de Venecia y es famosa por sus obras en cristal, particularmente por sus lámparas.


Murano fue fundada por los romanos, y desde el siglo VI fue habitada por gentes procedentes de Altino y Oderzo. En un principio, la isla prosperó como puerto pesquero y gracias a la producción de sal. Era, asimismo, un centro de comercio. Con el puerto controlaban la isla de Sant’Erasmo. Desde el siglo XI, la ciudad empezó a caer en declive debido a que muchos habitantes se mudaron a Dorsoduro. Tenían un gran ayuntamiento, como el de Venecia, pero desde el siglo XIII Murano ha sido gobernada por un podestà veneciano. A diferencia de otras islas de la laguna, Murano acuñaba sus propias monedas.


En 1291, todos los cristaleros de Venecia se vieron forzados a mudarse a Murano debido al riesgo de incendios. Durante el siguiente siglo, las exportaciones comenzaron y la isla ganó fama, inicialmente por la fabricación de abalorios de cristal y de espejos. El cristal aventurine se inventó en la isla y, durante algún tiempo, Murano llegó a ser el mayor productor de cristal de Europa. La isla, más tarde, se hizo conocida por sus arañas de luces. Aunque hubo un importante declive durante el siglo XVIII, la cristalería sigue siendo la industria más importante de la isla.


En el siglo XV, la ciudad se hizo popular como lugar de vacaciones de los venecianos, y se construyó un palacio, pero esta moda se pasó más tarde. El campo de la isla era conocido por sus árboles frutales y sus jardines vegetales hasta el siglo XIX, cuando empezaron a construirse más casas.


Las atracciones de la isla son la Iglesia de Santa María y San Donato, conocida por sus mosaicos bizantinos del siglo XII y porque se dice que alberga los huesos de un dragón que mató San Donato; la Iglesia de San Pietro Martire y el Palacio da Mula. Las atracciones relacionadas con el cristal incluyen muchas obras en este material, algunas de ellas de la época medieval y que están abiertas al público. Asimismo hay un Museo del Cristal que se encuentra en el Palacio Giustinian.


SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.