Hospital Universitario La Fe de Valencia




Historia del Hospital Universitario La Fe

Manuela García. Valencia, abril’10
El barrio de Campanar va a perder uno de sus referentes cuando dentro de unos meses, esperemos que pocos, se realice el traslado del Hospital La fe a su nuevo emplazamiento. Por suerte o por desgracia, nunca se sabe, nuestro director, Paco Carsi, acaba de pasar una larga temporada en él a causa de una grave dolencia de la que ya se ha recuperado. Y parece que ha salido con algo semejante al “síndrome de Estocolmo” por lo que este número de nuestro periódico parece mas bien un boletín médico.
Algo parecido le ocurrió a la escritora Clara Santiró, la cual, después de permanecer hospitalizada en él durante 68 días, escribió un cuento de aventuras que tenía como escenario el Hospital Universitario La Fe, que narra la historia de un microchip extraterrestre que llega al centro sanitario con la intención de recopilar datos sobre los niños que nacen en su Maternidad, pero se encuentra con otra experiencia humana distinta. No es el de ella un caso aislado, muchos de los pacientes que han pasado largas temporadas hospitalizados han escritos relatos que, directa o indirectamente, tienen como fondo a la institución sanitaria.
Pero, centrándonos en el tema deberíamos hacer un poco de historia y decir que el origen de los hospitales valencianos hay que buscarlo en el siglo XV (1409) en el antiguo manicomio fundado por Fray Joan Gilabert Jofré con el nombre de Hospital de Folls de Santa María de los Inocentes, que fue el primer manicomio que se construyó en Europa. En la Edad Media la ciudad de Valencia contó con numerosos hospitales de modesta capacidad fundados por piadosos burgueses para el socorro de pobres y enfermos hasta que, en 1512, una sentencia de Fernando el Católico decretó que todos los pequeños hospitales que convivían en Valencia fueran unificados creándose el Hospital General de Valencia que se levanto sobre el antiguo manicomio. Un  hospital que también fue pionero en el país en cuanto al modelo de organización, ya que se aplico un sistema de atención de los enfermos según su sexo y enfermedad, con lo que se avanzó una barbaridad en cuanto a eficacia y salubridad. Junto a la explanada del MuVIM, en la calle Guillen de Castro, queda una portada de su primera fase, anterior al gran incendio de 1545. Y, en la que hoy es Biblioteca Pública Provincial, podemos ver cómo el estilo renacentista se aplica por primera vez no sólo a las formas decorativas, sino también a las estructuras arquitectónicas, de manera que los brazos de la cruz parecen basílicas con naves separadas por gruesas columnas, y el espacio central, donde se oficiaba en tiempos la misa para los internos, tiene la forma de un templo octogonal cubierto por una gran cúpula. Merece la pena acercarse a verlo.
Tuvieron que pasar algunos años hasta que en 1968 se inaugurara la Ciudad Sanitaria La Fe de Valencia. La denominación del nuevo hospital fue gestionada por el jefe provincial del Seguro Obligatorio de Enfermedad, Vicente Luis Peris Carpena, que en 1966 sugirió buscar una denominación sencilla para la nueva institución, comparable a La Paz de Madrid. La solución la aportó el médico Manuel Pérez Sánchez, secretario del consejo de administración del Instituto Nacional de Previsión, quien comentando esta idea con su familia recibió la ayuda de su suegra, que respondió: “Más corto que La Paz sólo puede ser La Fe”.
En pocos meses La Fe se consolidó como una gran ciudad sanitaria. La primera intervención quirúrgica se realizó en 1968 y consistió en la operación de una hernia inguinal. Desde entonces se ha convertido en un centro de referencia internacional de trasplantes cuyo último hito se ha producido en 2009, con la realización del primer trasplante de cara del mundo, incluyendo mandíbula y lengua. El hospital ha sido innovador en los trasplantes hepáticos, cardiacos, pulmonares, renales y corneales. Así, el primer trasplante realizado en este centro fue de riñón en diciembre de 1979, en el Hospital Infantil. En febrero de 1980, se realizó el primer trasplante de riñón de adultos; en 1986, el primer trasplante de corazón; en 1991 se llevó a cabo el primer trasplante de hígado y, en octubre de 2002, La Fe realizó el primer trasplante combinado de pulmones e hígado de España. Hoy en día es el único centro español que está acreditado para realizar cualquier tipo de trasplante de órganos y tejidos, incluido el bilateral de manos y antebrazos. De los 750 trabajadores que componían su primera plantilla se ha pasado hoy  a casi 7.000.
Los años convulsos de la transición se vivieron de forma intensa en La Fe. La primera gran huelga de la historia del centro fue convocada en 1976. Fernando Carbonell, jefe clínico de cirugía de La Fe, recuerda que fue despedido junto a otros cincuenta compañeros por la huelga en la que participaron trabajadores de todos los estamentos sociales del centro que apoyaban reivindicaciones como la contratación de las mujeres de la limpieza o la oposición a la posible eliminación de la especialización de los Médicos Interinos Residentes.
El centro ha destacado por los logros de supervivencia en neonatos.
Su Unidad de Quemados es un centro de referencia nacional.
La directora de enfermería, María José Saura, está convencida de que el hospital siempre ha estado en la vanguardia. “El mismo nombre de La Fe nos ha imprimido carácter. Es un hospital de referencia a nivel europeo”.
El futuro está ahora en el traslado al nuevo edificio situado en el barrio de Malilla.
Pero el viejo edificio continuará prestando servicios ya que las instalaciones actuales se van a convertir en un hospital para Campanar y un centro de atención de crónicos que estarán finalizados un año y medio después de la puesta en marcha de La Fe de Malilla, según apuntan fuentes de la Generalitat. “Una de las actuaciones más importantes de este proyecto es que actualmente debido al envejecimiento de la población y el incremento de las enfermedades crónicas es cada vez más necesario ofrecer asistencia sanitaria especializada a distintos enfermos crónicos’’, según  señalaba el Conseller de Sanidad, Rafael Blasco.



La Fe, un hospital de referencia

Manuela García. Valencia, abril’10



Desde que La Fe abriera sus puertas el 22 de noviembre de 1968, son grandes los hitos que desde allí se han conseguido y que la han consolidado como uno de los mejores centros hospitalarios a nivel europeo.
Mucho ha llovido desde que en el mismo año de su apertura se realizo la primera intervención sobre una hernia inguinal. Luego vendría  el primer trasplante de corazón en 1986 y el de hígado en 1991. En la actualidad es el centro de España que realiza más trasplantes de hígado habiéndose convertido en una unidad pionera e innovadora en los trasplantes hepáticos, cardiacos, pulmonares, renales y cornéales. Como dato decir que los cirujanos de La Fe practicaron en 2007 un total de 507 trasplantes.
En 2009 se realizaba un trasplante hepático de donante vivo a un bebé de cinco meses, que se ha convertido así en uno de los pacientes más jóvenes de España en someterse a una operación de estas características. Con éste ya son tres los trasplantes de hígado entre personas vivas que ha llevado a cabo la Unidad de Trasplante Hepático de La Fe desde que en junio de 2008 se practicara la primera de éstas intervenciones, pioneras en la Comunitat Valenciana, a un bebé de ocho meses. En 2009 esta Unidad  realizó 117 trasplantes de hígado. Asimismo llevó a cabo 5 trasplantes pancreático-renales y 8 trasplantes de hepatocitos (células hepáticas) desde que en 2008 el Hospital Universitario La Fe fue acreditado como el único centro sanitario en España para llevar a cabo este tipo de intervenciones.
El centro ha destacado, también, por los logros de supervivencia en neonatos. “Antes un niño de menos de un kilo no tenía posibilidades de vivir. Ahora sacamos adelante a niños de cuatrocientos gramos que apenas tienen 24 o 25 semanas. Hoy por hoy sólo a un 7% de los neonatos de 25 semanas les quedan secuelas. Antes se morían todos o quedaban mal”, según manifestaba el jefe de servicio de neonatología Vicente Roques que llegó a La Fe con un grupo de médicos de La Paz en lo que “suponía un reto para la ciudad de Valencia. El hospital importó la estructura de los grandes centros europeos y americanos. Hoy ha progresado, liderando la medicina en la Comunitat Valencia. Es el centro de especialización de referencia. Aquí vienen los casos más especiales”.
La Fe interviene del corazón cada año a 200 niños que llegan desde toda España. Sin ir más lejos en 2007 se realizó una intervención a una niña de tres años que sufría un tipo complejo de cardiopatía congénita fragmentando y recomponiendo luego las diferentes partes del corazón. Operación que era la primera vez que se realizaba en España y la cuarta a nivel mundial. Una intervención durante la cual el corazón de la paciente tuvo que estar parado durante cuatro horas y media y sin recibir sangre durante dos horas.
En la Unidad de Cirugía Cardiaca infantil se opera a niños desde que nacen hasta la adolescencia, "aproximadamente hasta los 16 años", siendo el único centro sanitario de la Comunidad que dispone de una unidad de estas características. En España sólo hay otros seis hospitales que cuenten con unidades semejantes. Las intervenciones requieren una elevada cualificación. "Esta especialidad es impensable fuera de un gran hospital como es La Fe". A la cualificación de los facultativos suma la necesidad de "disponer de los medios" con los que cuenta La Fe.
La Unidad de Quemados de La Fe es un centro de referencia nacional. Un momento clave en la historia del hospital fue el 11 de julio de 1978 tras la explosión de un camión cisterna en el camping de Los Alfaques de Tarragona. El accidente de Tarragona mató instantáneamente a 148 personas y dejó heridas graves a trescientas. La Fe acogió a setenta heridos.
La Unidad forma parte del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora  donde se realizan entre 200 y 220 intervenciones de cirugía de quemados anuales. El hospital es uno de los ocho centros de referencia de quemados de España. Las principales funciones de esta unidad hospitalaria son el proceso de resucitación y manejo de grandes quemados, el tratamiento de las lesiones producidas por el frío o la radioactividad y la actuación frente a quemaduras eléctricas o químicas. Por otro lado, los profesionales de esta unidad trabajan en proyectos de investigación e implantes de cultivos celulares de queratinocitos y sustitutos cutáneos.
En octubre de 2008 el doctor Pedro Cavadas realizaba el primer trasplante de brazos por encima del codo realizado en España. Se trata de una intervención muy compleja cuyos resultados funcionales obtenidos hasta el momento son superiores a los de las prótesis actuales. El gran reto consiste en vencer el rechazo del organismo a un miembro ajeno, mucho más complicado que en el trasplante de otros órganos.
Pero los retos del doctor Cavadas han ido más lejos al hacer en 2009 el primer trasplante de cara en España. La Fe es uno de los tres hospitales españoles autorizados para realizar trasplantes de cara y el doctor Pedro Cavadas es uno de los pioneros de este tipo de operaciones que requieren de una cirugía muy difícil. En este caso la intervención consistiría en un trasplante microquirúrgico con reparación de todos los nervios de la cara, las arterias y venas, conductos salivares, y reconstrucción de todas las comisuras faciales.







SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

1 comentario:

Gracias por Vuestros comentarios.