La traca valenciana






La traca valenciana nació en 1714 fruto del castigo que los Borbones infringieron a Valencia por su apoyo a la causa de los Austrias en la Batalla de Almansa (Albacete, 25 de abril de 1707). La traca valenciana nació en 1714 fruto del castigo que los Borbones infringieron a Valencia por su apoyo a la causa de los Austrias en la Batalla de Almansa (Albacete, 25 de abril de 1707). Apostar por el perdedor, Carlos de Austria, no sólo supuso a esta región perder sus derechos forales. Dado que fue en la ciudadela de Valencia, sede del principal taller armero de la costa mediterránea, donde se armó a los soldados de las huestes derrotadas, Felipe V ordenó desmantelar la fábrica. 
Sin quererlo, el Borbón dio pie, según tienen investigado los síndicos miembros de la Asociación Cultural de Amigos de la Pólvora, al nacimiento del fuego valenciano de la traca. Ocurrió así: mientras la maquinaria gruesa del taller fue trasladada de Valencia a Toledo, en la capital del Turia se procedió a la quema de las culebrinas (armas de defensa personal) del arsenal. El fuego destruyó la madera y los cañones de los fusiles fueron comprados por los herreros valencianos para hacer herraduras muleras (una por cañón). Sin embargo, en la zona de Burjassot, de donde procedían la mayor parte de los operarios del Parque de la Ciudadela, el hierro nunca fue fundido. Los cañones de las culebrinas, que los lugareños llamaban trancas, fueron utilizados para disparar pólvora, según un antiguo rito del fuego. Los clavaban en el suelo y los hacían detonar. Por eso, allá por 1714, en Burjassot y alrededores nació el origen de la traca valenciana (el nombre viene de tranca). A caballo entre el siglo pasado y principios del siglo XX el pintor Constantino Gómez Salvador retrató aquel momento histórico en el cuadro Dispará de la traca en Burjassot, que ilustra este texto.
El síndico en Historia de la traca valenciana So Andrés Castellano, de la Asociación de Amigos de la Pólvora, opina que en Valencia no se puede hablar de pirotecnia hasta 1914. Es entonces cuando se estandariza el término, pues hasta entonces en la tierra levantina se entendía por tal sólo los artificios militares. Los festivos eran traca. "Antes de 1914 -explica- sólo hubo fuego valenciano, traca pura. Y siempre se trabajó, no como una ciencia, sino como una religión, una manera de vivir". 

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.