Las mareas de venecia







La marea, “reconstituyente” natural de la laguna – Las mareas en Venecia se producen cada seis horas, por lo que diariamente hay dos mareas bajas y dos mareas altas. El flujo y el reflujo de la marea se realizan por los tres pasos de entrada.


Las bajas presiones, el siroco y la bora (un viento frío y seco que viene de Europa central) aumentan la marea alta, mientras que las altas presiones y los vientos del NO acentúan la marea baja, que puede llegar a dejar sin agua algunos ríos.


Las aguas se renuevan por efecto de las mareas garantizando la vida en la laguna: las partes afectadas directamente por las mareas se denominan laguna vivamientras que las más alejadas, y que se benefician en menor medida de esta acción vivificante, se conocen con el nombre de laguna muerta. La laguna muerta está compuesta de ciénagas, canales, ghebi y valles de pesca (valli da pesca), especie de lagos con diques destinados a la industria pesquera.


La marea, azote de la laguna – En lo sucesivo, la supervivencia de la laguna dependerá únicamente de la renovación de las aguas producida por las mareas. En efecto, el curso de los ríos, que antiguamente garantizaba que las aguas de la laguna desembocaran en el mar, ha ido variando progresivamente.


Durante los reflujos, las aguas de la laguna sólo se renuevan parcialmente, lo que contribuye a la acumulación de los residuos contaminantes. Este fenómeno se ha agravado durante el s. XX llegando a “regalar” a la laguna material envenenado procedente de Mestre y de Porto Marghera, con su legión de petroleros. Como falta oxígeno en los canales, las condiciones necesarias para que la vida se desarrolle van desapareciendo progresivamente.


Como consecuencia de la contaminación encontramos algunas algas gigantes (Ulva rigida) e insectos, que proliferan de una forma desmedida.


L’acqua alta – El fenómeno de “marea alta” se produce cuando la marea, que presenta a lo largo de las costas venecianas una gran amplitud, alcanza o sobrepasa la cota de 1,10 m. En nuestro siglo, hay que recordar el acqua alta del 4 de noviembre de 1966, producida por las desastrosas condiciones meteorológicas que azotaron todo el país (Florencia quedó asolada tras el desbordamiento del Arno). De esta misma fecha datan las pesimistas previsiones sobre el posible hundimiento de la ciudad que, posterior y afortunadamente, no se han cumplido gracias al cierre de pozos artesianos en tierra firme, que eran en parte responsables del hundimiento constatado.


Las inundaciones de 1966 no fueron sino el punto culminante de una inquietante serie de mareas altas, cuyo origen se pierde en tiempos remotos (los primeros documentos sobre este tema se remontan al año 589). Las crónicas de la época son estremecedoras: Paolo Diacono (720?-799), autor del primer informe sobre las mareas altas que ha llegado hasta nosotros, relata lacónicamente que: non in terra neque in aqua sumus viventes (Ningún ser vivo sobrevive, ni en la tierra ni en el agua). Respecto al acqua alta de 1410, podemos leer que “casi mil personas que venían de la feria de Mestre y de otras partes murieron ahogadas”.


Sea por lo que sea, Venecia se ha hundido 60 cm desde el s. XVII. Cada cinco años las mareas altas sobrepasan el muro de piedra de Istria que protege las casas contra el salitre. Hoy día, en la parte baja de la ciudad el muro queda sumergido 40 veces cada año y los edificios se van degradando poco a poco.


Cuando Venecia es presa de las mareas – El 4 de noviembre de 1966, el mareógrafo de Punta della Salute registró una marea extraordinariamente alta, alcanzando el agua una altura de 1,94 m. Una marea media de 70 cm es suficiente para producir la inundación de la plaza de San Marcos; si aumenta otros 30 cm, se inundan las calles.


Entre los meses de diciembre y febrero, las mareas pueden ser muy bajas y no sobrepasar los 90 cm.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.