Los Puentes sobre el Túria.



Los Puentes sobre el Túria.

Mas abajo enumeramos y enlazamos la relación de puentes de que dispone la ciudad de Valencia. El orden que siguen es el siguiente. Comenzando por Mislata y continuando hacia el mar encontramos un total de diecisiete puentes, amen de diversas pasarelas peatonales que salvan el cauce. Tal vez la mas famosa de estas pasarelas sea la conocida como el Puente de Madera (Pont de Fusta), que aunque reciba el nombre de puente, no es mas que una pasarela que sirve de paso a los peatones que llegan procedente de la Estación de Madera (situada entre los puentes 6 y 7 en la foto vía satélite de ubicación) y que tienen que salvar el cauce para entrar en el centro de la ciudad.

Aunque sólo sea brevemente, hagamos un pequeño paseo por la historia de nuestros puentes y naturalmente sobre el río Túria.

Valencia fue fundada en el año 138 antes de Cristo por el cónsul Junio Bruto Galaico, en el centro de una pequeña isla que formaba el río Túria el cual en un determinado momento se dividía en dos brazos y más adelante se volvía a unir para ir finalmente a parar al mar.

Con el tiempo uno de esos brazos por la acción de los hombres fue desecado, se construyó una muralla rodeando la ciudad y el río Túria quedó enfrente de la ciudad amurallada. Con el transcurrir del tiempo la necesidad de construir puentes que permitiera el paso a la ciudad se hizo necesaria y de aquí arrancan los puentes que ahora se conservan. Con el ensanche de la ciudad al otro lado del río la necesidad de los puentes se hizo mayor y se construyeron nuevos puentes, mas grandes, mas anchos y los ya existentes se ampliaron para el paso de vehículos rodados.

Todos los puentes salvaban el río Túria, hasta que finales de los ochenta del siglo XX, el río Túria fue desviado de su cauce original para evitar las avenidas y riadas que periódicamente inundaban Valencia y destrozaban los puentes. El nuevo emplazamiento del cauce se desvió hacia el sur, es el llamado Plan Sur o nuevo cauce del Túria. Por lo tanto el río Túria, ya no pasa por la ciudad de Valencia.

Por el lugar donde pasaba el río, lógicamente quedó el cauce seco, y en ese espacio se ha procedido a dotar de jardines, zonas de esparcimiento, zonas deportivas y de recreo e incluso en el mismo cauce del Túria se ha situado la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Nuestros puentes abarcan desde el siglo XV hasta la actualidad (siglo XXI). Los más antiguos han sido reconstruidos en sucesivas ocasiones, bien por efectos de las riadas, bien por la necesaria ampliación para soportar el trafico de una ciudad como es Valencia. Todos ellos permiten el paso de vehículos y peatones a excepción del Puente del Mar que es totalmente peatonal.

Por las fechas de construcción de los puentes nos damos cuenta que las obras de construcción en piedra de los puentes comienza en el siglo XV y termina en el siglo XVII, y que desde esta última fecha hasta el siglo XX no se vuelve a construir ningún puente nuevo. Ello es debido a que, como hemos comentado, la ciudad estaba amurallada, y los puentes construidos daban el servicio requerido en la época. Con la demolición de la muralla a finales del siglo XIX, la ciudad se ensanchó hacia el otro lado del río, lo que ha obligado a un nuevo periodo constructivo para dar servicio a las necesidades urbanas y al trafico rodado de una ciudad moderna como es Valencia.

Y por fin, enumeremos los puentes que tenemos en nuestra ciudad, de algunos de ellos ofrecemos sólo fotos, de otros damos alguna pequeña explicación:






1 Puente 9 de Octubre Siglo XX
2 Puente de Campanar Siglo XX
3 Puente de Ademuz Siglo XX
4 Puente de las Artes Siglo XX
5 Puente de San José Siglo XVII
6 Puente de Serranos Siglo XVI
7 Puente de la Trinidad Siglo XV
8 Puente del Real Siglo XVI
9 Puente de la Exposición Siglo XXI
10 Puente de las Flores Siglo XXI
11 Puente del Mar Siglo XVI
12 Puente de Aragón Siglo XX
13 Puente del Ángel Custodio Siglo XX
14 Puente del Reino Siglo XX
15 Puente de Monteolivete Siglo XXI
16 Puente de Serrería (en construcción a 2.007) Siglo XXI
17 Puente de Astilleros (Nazaret) Siglo XX


Además de los puentes, hay que hacer mención de los pretiles y de su entorno.

Constituyen una obra colosal por su extensión y unidad, sin igual en Valencia, y aún en España entera, con pocas defensas fluviales comparables, cuantitativamente, en el resto de Occidente. Según Tormo eran una larga y sencilla construcción de 7.093 metros en la ribera derecha, del Sur inmediata al centro de la ciudad y de 2722 metros en la opuesta, al Norte, más periférica respecto del conjunto urbano, aunque éste, cada vez más, proyecta otros núcleos, barrios, servicios hacia dicha orilla.

Las cifra de Tormo, referidas a 1923 se mantienen hasta poco antes de la riada de 1957, toda vez que en

1953 por acuerdo de Consejo de Ministros, que consignó al efecto ocho millones de pesetas, se dispuso construir los dos kilómetros y medio de pretil ante el poblado de Campanar, obra de mampostería, pero con las típicas bolas en gran parte de ella; y, a consecuencia de la riada de 1957, se construyó, asimismo de mampuesto pero sin bolas, y más alto, el pretil del paseo o camino llamado de las Moreras, o sea desde Monteolivete hasta el actual puente del ferrocarril de Barcelona y Zaragoza, de más de mil metros.

Ello en conjunto constituye una obra continua, sólo separada en dos bandas paralelas por el cauce del río, de más de trece kilómetros de longitud, no exenta tampoco, en su apuntada sencillez, de pormenores que hermosean y singularizan algunas de sus partes y, desde luego, toda la obra de los pretiles, con paseo de acera continua junto al barandal, sólo interrumpida por los accesos a los puentes.

En general la obra "Vella" hecha para salvar de inundación a la ciudad, fue construida después de los puentes, comenzando por el lado más urbano, el del sur, entre los de la Trinidad y del Real -1591-92- a raíz del estrago en la ciudad de la riada de 1589, y desde esta puerta -del Real- al puente del Mar, en obra que terminó en 1596, así como los pretiles desde Mislata al puente de San José de 1606 a 1674, ampliándose sucesivamente hasta alcanzar en 1729 la ribera desde el puente del Mar a la ermita de Nuestra Señora de Monteolivete, llegando así a la extensión que según Tormo tenía en 1923, desde la Cruz (cubierta) de Mislata, o sus proximidades, hasta Monteolivete, río abajo. "Al lado opuesto -completa Tormo- el dique es -era- bastante más corto, cogiendo sólo el espacio de los cinco puentes -antiguos- de piedra y con el largo -citado- de 2.772 metros, terminado en 1789". Los pretiles comprenden, aparte de las obras propiamente decorativas -las antiguas, concentradas, en lo que fue Paseo de la Pechina- otra piezas destacables, sobre todo en la proximidad de los cinco puentes, o sea no sólo los barandales sino también rampas, escaleras, trompas de ángulo y obras de talla pétrea, como bancos y los ornatos que caracterizaron la parte que por uno de ellos se llamó de la Pechina.

Complemento de estos elementos, monumentales que animan al pretil Sur -en el Norte no los hay- será la presencia, inmediata a aquel pretil, de monumentos conmemorativos, los más y mejores, siempre con cierto entorno vegetal, como los ubicados en las Alameditas de Serranos, con pretil nuevo, posterior a la riada de 1957, de mampuesto y sin bolas, que tienen mención independiente, y jardín más apreciable; o los de la orilla frontera al Temple, de pretil antiguo y clásico con bolas, y con los bustos inaugurados el 23 de julio de 1965 del pintor Bernardo Ferrándiz en bronce, firmado con las siglas entrelazadas A V, que corresponden a Agapito Valmitjana, el notable escultor catalán tan vinculado a Valencia, autor del Rey Don Jaime, ecuestre, del Parterre o plaza de Alfonso el Magnánimo; de Ignacio Vergara, escultor valenciano, famoso y co-fundador de la Academia de Bellas Artes de San Carlos, obra del artista valenciano Fernando Miranda Casellas; el bloque conmemorativo (junto a la subida al Puente del Real) de la Coronación Pontificia de Nuestra Señora de los Desamparados en 1923, con la leyenda "Aquí fue coronada la imagen de la Virgen de los Desamparados 1923 mayo 1973", y, por la cara que da al cauce, la misma leyenda en valenciano; obra, la de este bloque, dirigida por el arquitecto Manuel Peris Vallbona. Enfrente, el busto del pintor Vicente López, obra de José Esteve Edo, en el jardincillo del otro lado de la calzada, frente al Temple.

Más adelante, transpuesto el paseo de la Ciudadela, otra zona verde, acoge tres pequeños monumentos: uno titulado "La Victoria de Valencia" escultura abstracta de Antonio Sacramento (Fernando Antolí candela) frente a la entrada a la Casa de Socorro o Dispensario Municipal de Sanidad; el busto del periodista Teodoro Llorente Falcó, obra de Francisco Marco-Díaz Pintado, con su firma, y fecha de 30 mayo 1944, con la leyenda de "Valencia a Teodoro Llorente Falcó, 1969", y en el centro de la plaza -de América- resultante por la confluencia de la avenida de Navarro Reverter las calles de Sorní, Cirilo Amorós y Serrano Morales y la avenida de Jacinto Benavente, el busto de Simón Bolívar sostenido por una figura alada, con la inscripción "Valencia a Simón Bolívar. Busto donado por don Rafael Caldera, presidente de la República de Venezuela a la Ciudad de Valencia. Noviembre, 1973".


SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

1 comentario:

  1. El puente de Campanar, se terminó de construir en el año 1937.



    Fdo.-Juan B. Viñals Cebriá

    ResponderEliminar

Gracias por Vuestros comentarios.