Secretos de Roma

Introducción:

Roma, Ciudad Eterna, es mucho más que arte, que por cierto, es mucho. Es una ciudad en la que el turista puede optar por múltiples opciones según las diferentes épocas del año en las que se visite, al margen, obviamente, de disfrutar de sus joyas artísticas.

Roma:

Por dónde empezar en Roma? Roma es una ciudad artísticamente inigualable y, según se mire, inabarcable para un periodo corto de tiempo. Sin embargo, su extensión y disposición es perfecta para un turismo a pie y no muy cansino.
Se nos antoja imprescindible, para una primera ocasión, tomarnos 4-5 días para conocer lo básico de Roma, sin por supuesto considerar sus alrededores, y tener una primer “feeling” de las oportunidades que brinda la ciudad.
Para mayor comodidad y como recomendación turística básica, hacemos un paso rápido por las zonas imprescindibles (numeradas para alusiones posteriores a las mismas) por las que uno debe pasear y hacer turismo en Roma:
  • Zona Termini :
La estación de tren es, curiosamente, una referencia básica en Roma. Situada en un lugar muy céntrico, sus alrededores pueden no resultar muy aconsejables durante la noche, si bien su situación es muy cómoda a la hora de realizar desplazamientos a los alrededores de la ciudad y a los diferentes aeropuertos, Fiumicino y Ciampino.
  • Zona Coliseo – Foro Romano :
Caminando desde la estación Termini, una zona, para ser sinceros, nada destacable, y antes de llegar al Coliseo, comienzo del impresionante Foro Romano, nos encontramos con la Iglesias de Santa Maria Maggiore y San Juan de Letran, dos de las joyas eclesiásticas de la ciudad, cuyos interiores son sobrecogedores.
Después de la visita de rigor al Coliseo, se hace necesaria una visita al Foro Romano – indispensable tener una idea previa de los diferentes edificios y lugares del mismo (Arco de Tito, templos varios, etc.) – para terminar la visita en una enorme plaza que acoge los Museos Capitolinos.
Hasta no hace mucho la visita al Foro Romano era gratuita debiendo pagar únicamente por visitar el Coliseo. Ahora se ha creado una entrada conjunta para visitar ambos conjuntos arquitectónicos. Dado que se puede obtener por Internet recomendamos comprarla previa visita de dichos sitios. Las colas son enormes, particularmente la del Coliseo, si bien la que se sitúa a la entrada del Palatino – una de las entradas del Foro Romano – suele estar más vacía. Lo dicho, mejor si se compra antes. Y en cuanto al plan de visita, aconsejamos visitar por la mañana el Foro Romano y dejar el Coliseo para más tarde, bien a la hora de comer, bien entrada la tarde.
En la Via San Giovanni in Laterano, la que conduce a la Basílica de San Juan de Letrán desde el Coliseo recomendamos visitar la Iglesia de San Clemente que tiene la curiosidad de haber sido construída sobre una antigua casa romana que se conserva impecablemente y la cual es realmente digna de ver.
  • Zona Piazza Venezia – Pantéon :
La plaza esta presidida por el Altar de la Patria, en honor a Vittorio Emanuele y en ella se ubica la residencia de Mussolini desde donde el Duce saludaba a las masas.
Continuando el camino hacia el Panteón y en una zona con múltiples placitas que dan nombre a las Iglesias que las ocupan, encontramos la Iglesia del Gessu, iglesia principal de la Compañía de Jesús en Roma y fuente de inspiración para numerosas construcciones posteriores. A medida que se avanza por las callejuelas se adivina la presencia del Panteón, una de las construcciones arquitectónicas más importantes jamás realizadas.
  • Zona Piazza Navona – Campo dei Fiori :
Esta zona, pegada al río goza de calles más amplias y plazas como la Piazza Navona, con sus maravillosas fuentes barrocas y la no muy lejana del Campo dei Fiori, un mercado de flores y alimentación al aire libre, siempre frecuentado por turistas y romanos debido, además, a sus numerosos bares y restaurantes.
  • Zona Trastevere :
Cruzado el río desde la zona anterior y tras haber pasado por la Isola Tiberina, una isla en el Tiber muy pequeña pero coqueta y hasta cierto punto misteriosa, se accede al Trastevere, donde viven los verdaderos romanos, presentes en la ciudad desde siglos atrás. Pequeñas calles y plazas – Santa Maria del Trastevere es una de ellas – recogen un ambiente más romano, alejado de la masa turista que inunda la ciudad.
Pequeñas trattorias y restaurantes, bares para degustar un buen aperitivo o una buena copa, inundan en general todo el barrio.
  • Vaticano – Sant’Angello :
Tras un paseo por el río en el lado del Trastevere se encuentra la majestuosa Plaza de San Pedro con San Pedro del Vaticano presidiéndola. Tras una visita a su interior y a su cúpula merece mucho la pena la visita a los Museos Vaticanos, donde se albergan parte de las joyas artísticas de la Iglesia. Repetimos un poco lo dicho antes con respecto al Coliseo y su área de influencia. Los Museos Vaticanos suelen estar repletos de gente. Aquí, desafortunadamente, no se puede adquirir la entrada antes por lo que es mejor visitarlos después de comer ya que es el momento del día en que menos gente los visita si bien el tiempo es más reducido por cerrar a media tarde. Recordad que los domingos están cerrados!! Ah, y un último consejo, al salir de la Capilla Sixtina recomendamos salir siempre por la puerta de la derecha donde se indica la entrada a la cúpula de San Pedro. Si bien se lee un cartel con “Groups only” no hay problema en “colarse” y salir directamente a la Plaza de San Pedro en lugar de dar toda la vuelta al edificio de coger la puerta de la izquierda, la cual es indicada como salida para el turista individual.
Abandonado el Vaticano, siempre atestado de fieles y turistas, en particular el fin de semana, volvemos hacia el río para encontrarnos con el Castillo de Sant’Angello, antes fortaleza, hoy reconvertido en museo. Cruzado el puente del mismo nombre del castillo, nos encontramos con el Ara Pacis, el Altar de la Paz, una joya de la arquitectura romana, impresionantemente conservada.
  • Piazza del Popolo – Via del Corso 
La Piazza del Popolo es un gran espacio abierto y sin duda la plaza principal de la ciudad. Al margen de sus esculturas – es un museo al aire libre – de ella arrancan las dos calles comerciales más importantes de la ciudad: Via del Corso, que desemboca en la Piazza Venezia, y Via del Babuino, esta con tiendas más exclusivas, que finaliza en la Piazza di Espagna.
A lo largo de la Via del Corso, con parte de sus tramos peatonales, nos encontramos la Piazza della Colonna, en donde se ubica la columna helicoidal de Marco Aurelio que da nombre a la plaza y donde se ubica el Palazzo Chigi, sede del Gobierno Italiano. Por una calle adyacente se accede a la Piazza Montecitorio, donde se encuentra el Parlamento Italiano.
  • Piazza di Espagna – Trevi 
La Piazza di Espagna, con su famosa escalinata y su Iglesia de la Trinidad coronándola en lo alto, es uno de los epicentros de Roma. De allí fluyen varias calles hacia la Via del Corso, todas ellas paralelas, y todas ellas con un comercio exquisito, como en el caso de la Via dei Condotti.
No muy lejos de la Piazza di Espagna y convenientemente indicada, se sitúa la plaza donde se ubica la famosa Fontana di Trevi, siempre atestada de turistas.
  • Quirinale – Via Nazionale 
Caminando hacia la estación Termini, de camino nos topamos con la Via Quirinale, donde se encuentra el palacio de idéntico nombre, sede de la Presidencia de la Republica y la Via Nazionale, también repleta de tiendas, que desemboca en el Palacio de la Opera.
  • Villa Borghese – Parioli 
En la parte norte de la Piazza di Espagna se encuentra la Villa Borghese, un pulmón verde en el centro de Roma, con autenticas maravillas artísticas. Más al norte, emerge el barrio de Parioli, uno de los más residenciales de la ciudad y que aloja a gran parte de la clase alta romana.

Adicionalmente:

Puede parecer mentira pero es posible caminar por todas las zonas anteriormente descritas y es más, cubrir casi todas en ellas, obviamente sin detenerse, en un mismo día. Roma es una ciudad perfecta para pasear y dejarse perder en sus plazas y cafés.
El transporte publico, muy deficiente, bastante anticuado y con un servicio que deja mucho que desear, no es muy recomendable, salvando aquellos casos en los que las distancias se hagan insalvables.
Hablando de zonas y transporte, conviene hacer una matización respecto a donde alojarse en Roma. La oferta se concentra fundamentalmente en las zonas anteriormente mencionadas, si bien recomendaríamos las zonas de Quirinale-Via Nazionale , Villa Borghese-Parioli  y quizás, por albergar algún hotel emblemático y de alta gama, Piazza de Espagna – Trevi .
Los hoteles son caros y con unos estándares de calidad muy distintos a los que se conocen en España. Por eso recomendamos reservar un hotel de alta gama aun cuando su precio pueda parecer excesivo, que a buen seguro lo será. Destacan hoteles de alto nivel y con altos precios como el Palazzo Aldrovandi  – gran calidad-precio y con el sello de Leading Hotels of the World - o el Bristol Bernini , de igual modo que uno de nuestros favoritos, el Marriott Grand Hotel Flora , en plena Via Veneto . En general, la oferta se concentra, bien en la zona de Quirinale-Nazionale, bien en hoteles muy alejados del centro, los cuales, obviamente, no aconsejamos, pese a su mayor modernidad y prestaciones y a sus tarifas más convenientes.
Una buena alternativa a los hoteles son los apartamentos y villas de lujo. Paginas como Mister Bed , Rome Loft , Leisure in Rome  o Mokhouse, ofrecen una gran gama de calidades y precios al alcance de todos.

Comer & Cenar:

Roma ofrece innumerables opciones para comer y cenar, adaptados para todos los bolsillos, desde lo más tradicional a lo más sofisticado.
Para las comidas, en especial, recomendamos conocer la verdadera “experiencia romana”, donde el servicio es inversamente proporcional a la comida que se ofrece.
Dentro de las recomendaciones para comer, destacamos:
  • La Montecarlo 
Una de las trattorias más famosas de toda Italia. Verdadera experiencia romana. Probar la pasta a la carbonara. Presupuesto: 20 euros.
  • Buca di Ripetta , en la via Ripetta 
Muy similar al anterior. Obvia decir que la especialidad son sus pastas y pizzas servidas en mesas con manteles de papel. Presupuesto: 20-25 euros.
  • Ai Spagethari, en Piazza di San Cosimato 
Del estilo de los anteriores, una alternativa en el Trastevere. Fundamental pedir los antipasti misti, que incluyen una espectacular mozzarella di bufala fresca. Presupuesto: 20-25 euros.
  • Da Baffetto, en Via del Governo Vecchio 
Una de las mejores pizzerías de Roma. Especialidad pizzas y bruschettas. Muy cerca de la Piazza Navona. Presupuesto: 25 euros.
Un consejo aplicable a todos los sitios recomendados anteriormente. Obviamente su pasta, pizzas, bruschettas, etc. se antojan inigualables. Sin embargo, se recomienda probar otras especialidades como filletti di baccala´(bacalao), Suppli´romano (bola de arroz con tomate y corazón de mozzarella di buffala campana, todo empanado y frito) y otras numerosas especialidades típicas de cada sitio, en particular todos los fritos (un fritto misto es perfecto).
Por cierto, con respecto a Da Baffetto, la última vez que visitamos el restaurante, acudimos al local de Via del Governo Vecchio y se encontraba cerrado por reforma si bien el local en el cual están actualmente localizados se encuentra a escasos 5 minutos del mencionando emplazamiento.
Dentro de las recomendaciones para cenar, donde a diferencia de las comidas recomendamos reservar, destacamos, siguiendo un orden de sofisticación:
  • Da Lucia, en Viccolo del Matonato 
Un restaurante muy pequeño en el Trastevere. En verano, sacan las mesas a la calle. El bacalao, plato típico romano, su especialidad, pero únicamente servido los jueves. Presupuesto: 25-30 euros.
  • Romolo nel giardino della fornarina 
Un restaurante distinto, con un jardin / patio interior muy bonito, musica de violines en directo, más romantico. Especialidad: spaghetti alle vongole. Presupuesto: 30-35 euros.
  • Osteria la Gensola , en Piazza della Gensola 
Otra buena alternativa en el Trastevere, menos romántica que la anterior pero con una gran comida. Presupuesto: 30-35 euros.
  • Chianti , cerca de la Fontana di Trevi 
Es una vinoteca que podría dar la impresión de ser un sitio turístico sin mayores pretensiones. Sin embargo, es un restaurante con muy buena variedad de comida y unos horarios muy flexibles donde se puede cenar hasta bien entrada la noche. Presupuesto: 30 euros.
  • Da Felice, en Via Mástro Giorgio 
Osteria muy típica con una gran comida. Pedir el “Cacio e Pepe” así como el tiramisu en el vaso. Presupuesto: 30-35 euros.
  • Osteria dell´Ingegno en Piazza di Pietra 
Cocina italiana alternativa en un local más de diseño. Presupuesto: 40-45 euros.
  • Piazza Caprera , en Piazza Caprera 
Restaurante muy romántico en el corazón de Parioli. Espectaculares pescados y mariscos. Presupuesto: 50-60 euros.
En la línea de Piazza Caprera y para comer o cenar – mejor lo primero – destacan dos restaurantes de pescados y mariscos que nos gustan particularmente: Sardegna , cerca de Via Veneto  y Via Tirso , en las proximidades del barrio de Parioli , no muy lejos del mencionado Piazza Caprera. En ambos, el presupuesto se va a unos 50 euros por cabeza.
Como últimos apuntes dentro del apartado gastronómico, una breve reseña acerca de buenos lugares para tomar el aperitivo previo a una buena comida o cena así como otros lugares donde disfrutar de una copa o de una noche de juerga:
  • Para tomar un aperitivo previo a la cena, recomendamos la experiencia romana de Campo de Fiori  o Trastevere , en especial en la primera, con miles de pequeños bares.
  • En lo que respecta a una copa tranquila previa o post-cena, un lugar en Parioli , Dukes (viale Parioli), en donde incluso se puede cenar. El ambiente es selecto pero a la vez relajado.
  • Para noches más animadas, Piper (via Tagliamento), también en Parioli , uno de los clubs más antiguos de Roma, congrega a lo más selecto de la noche romana; otra opción, Jacky´O, local en memoria de Jackie Onassis, otro clásico romano, enfrente a la Embajada Americana en Via Boncompagni, cerca de Piazza di Espagna , más snob e internacional; por ultimo, el más fashion de todos, Gilda, en la misma Piazza di Espagna , a donde es preferible acudir los jueves noche para apreciar el esplendor de la noche romana.

Compras:

Es complicado dar consejos en Roma respecto a compras. A diferencia de otras capitales europeas, Roma trata de huir de las grandes cadenas y tiendas, muy homogéneas en toda Europa, conservando cientos de tiendas, en particular de ropa y calzado, únicas en su genero.
Damos unas cuantas recomendaciones generales:
  • Via del Corso y Via del Babuino  son las dos grandes calles comerciales. Perderse por ellas es altamente recomendable, eso si, si la marea turista, en especial un sábado tarde, lo permite.
  • Las calles que salen de Piazza di Espagna , en especial Via dei Condotti ofrecen tiendas de ropa (ie. camiserías como Mille Righe) y calzado únicas. Por cierto, si uno desea hacer un alto en el camino en dicha zona y de paso degustar un buen café en un sitio clásico y elegante, el Caffé Greco es una gran opción.
  • Si se echan de menos los centros comerciales, La Rinascente, en Via del Corso, un centro comercial a la italiana, en las inmediaciones de las galerías de la Piazza della Colonna.

Últimos consejos:

  • Perderse en Roma es no solo un consejo sino altamente recomendable. Disfruta de sus plazas escondidas, sus cientos de pequeñas iglesias, sus bares, su gastronomía fuera de los círculos turísticos.
  • Visitar la ciudad durante todo el año salvo en verano. Las temperaturas alcanzan los 40 grados y la experiencia puede convertirse en muy desagradable.
  • Disfrutar de los helados. En Giolitti, Piazza del Montecitorio  se encuentran dulces (i.e. panettone) y en especial copas de helados – muy recomendable la Giolitti ed il zabaglione – de una calidad superior.
  • El café es un objeto de culto en la ciudad. Disfrútalo en sus cientos de pequeños cafés como en Tazza d´oro, una cadena que se ha expandido por toda la ciudad. En especial, recomendamos el situado enfrente al Panteon .
  • Los taxis escasean, en especial por la noche. Conviene, si se va a cenar a un restaurante o a un hotel, encargar al propio establecimiento, la llamada al servicio de taxis.
  • Evitar la zona de Termini  por las noches ya que la estación está cerrada y puede ser peligrosa.
  • Visitar el Coliseo  y el Vaticano , a poder ser, durante la semana ya que el fin de semana se encuentran plagados de gente
Dependiendo de los días que se visite la ciudad, 2 opciones en las cercanías: Fiumicino, al lado del mar, con sus numerosos restaurantes donde comer pescado, en particular un domingo; y Ariccio, hacia el interior, a una media hora de Roma en coche o en tren, ideal para pasar un día e incluso quedarse a dormir.

Conclusión:

Roma ofrece múltiples posibilidades. Si bien la primera visita esta condenada a conocer gran parte de sus tesoros, no por ello se debe obviar otras ventajas de una ciudad con tanta historia que trata de escribir una nueva día a día.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.