La televisión iraní desmiente la liberación de Sakineh Ashtianí.

Todo fue un malentendido. Las imágenes del anuncio de un programa especial sobre Sakineh Ashtianí que se emitirá hoy en la televisión iraní PressTV disparó ayer los rumores sobre su liberación. El Comité Internacional contra la Lapidación anunció que la iraní cuya condena a morir apedreada ha desatado una movilización internacional estaba ya en su casa, así como su hijo, Sajjad, y su abogado."Nos han informado desde Irán de que ya ha salido de la cárcel, pero estamos esperando al anuncio oficial en televisión para hacerlo público", declaraba a EL PAÍS Maryam Namazie, una portavoz del Comité, desde Bruselas. La activista ha pasado los últimos días en esa capital junto a la fundadora del Comité, Mina Ahadí, buscando el apoyo de los eurodiputados para su campaña.



Sin embargo, pasada la medianoche en Teherán, la televisión estatal sólo había anunciado un programa especial sobre Ashtianí para las 20.35 de este viernes (dos horas y media menos en la España peninsular) y ninguna fuente oficial había confirmado la liberación. El desmentido final llegó de madrugada, cuando la cadena PressTV aclaró que las imágenes que desataron la confusión, en las que se ve a Ashtianí en su domicilio, pertenecen a una grabación en la que la mujer colabora en una reconstrucción de la muerte de su marido en el lugar de los hechos.

La noticia se sustentaba en la difusión de unas fotografías que supuestamente recogían la llegada de Sakineh y Sajjad a su domicilio de Osku, en la provincia de Azerbaiyán Oriental. Las agencias atribuían las imágenes a PressTV, aunque no estaban colgadas en su página web. Ni la mujer ni eljoven que muestran se parecen demasiado a las imágenes de ellos que conocemos, pero la mujer lleva seis años en prisión y su hijo ha estado encarcelado desde mediados de octubre, cuando fue detenido junto al abogado Kian Hutan y dos periodistas alemanes que les estaban entrevistando.

"He visto la noticia en las webs, pero no puedo confirmarlo de forma independiente", respondió a estediario Hadi Ghaemí, el director de la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán. Ghaemi recordaba, no obstante, que "aún hay otras 12 personas condenadas a la lapidación y elproblema es la existencia de ese castigo en el Código Penal iraní".

El poder judicial iraní aceptó una moratoria a la ejecución de sentencias de lapidación durante el diálogo crítico con la UE en 2002. Desde entonces, todas las condenas dictadas por los jueces quedaban bloqueadas en los recursos ante el Supremo. Pero con la llegada al Gobierno de Mahmud Ahmadineyad en 2005, los magistrados más retrógrados se han sentido respaldados para volver a ejecutar ese cruel castigo.

Las organizaciones de derechos humanos iraníes, que llevan años trabajando por su eliminación, documentaron un caso en Mashhad a principios de 2006, aunque no pudieron probar la responsabilidad del juez.

En julio de 2007, un portavoz judicial confirmó la muerte por lapidación de Jafar Kiani en Qazvin. El Parlamento ha debatido nuevo Código Penal que no incluye esa pena, pero los sectores másconservadores parecen bloquear su aprobación. Más allá del juicio que merezca la lapidación, los abogados de Ashtianí siempre han insistido en que su proceso estuvo plagado de irregularidades.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.