Posición geográfica, extensión y accesos al Vaticano


Posición geográfica, extensión y accesos


La Ciudad del Vaticano está situada no lejos de la orilla derecha del Tíber, sobre un modesto altozano que forma parte de los Montes Vaticani (colina Vaticana) donde, en la época anterior al nacimiento de Cristo fueron construidas algunas villas.

El emperador romano Calígula (37-41 d.C.) mandó contruir allí un circo privado con jardines adyacentes, donde parece que tuvo lugar el martirio de muchos cristianos de Roma en la época del emperador Nerón (54-68 d.C.). En la parte Norte del circo, en una necrópolis situada a lo largo de un camino secundario, fue sepultado san Pedro; en ese mismo lugar, el emperador Constantino levantó una grandiosa basílica entre los años 324 y 326, que en los siglos XVI-XVII fue reemplazada por la actual.


El territorio del Estado, que abarca una superficie de 0,44 km2 (44 hectáreas), está delimitado en parte por unas murallas y llega hasta el límite de la Plaza de San Pedro, donde una franja de travertino en el pavimento hace converger las extremidades de las dos alas de la columnata, y delimita el confín del Estado. El acceso a la Plaza es libre y, aunque forma parte del territorio de la Ciudad del Vaticano, está sujeta al control de la policía italiana.


Se puede acceder a la Ciudad del Vaticano a través de cinco entradas que se encuentran custodiadas por la Guardia Suiza Pontificia y el Cuerpo de la Gendarmería del Estado de la Ciudad del Vaticano.


A los Museos Vaticanos se accede por el Viale Vaticano, no lejos de la Plaza del Risorgimento.

Debido a las reducidas dimensiones del territorio de la Ciudad del Vaticano, muchas entidades y oficinas de la Santa Sede están situadas en inmuebles de la ciudad de Roma (por ejemplo, los edificios de la Plaza de Pío XII, Vía de la Conciliación, Plaza de San Calixto, Plaza de la Cancillería y Plaza de España). Estos inmuebles, según establece el tratado de Letrán, gozan de la inmunidad que reconoce el derecho internacional a las sedes de las representaciones diplomáticas extranjeras (embajadas).
Las zonas donde se encuentran estos edificios se consideran “zonas extraterritoriales”.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.