En la ciudad de Pinocho






Un parque temático dedicado al célebre muñeco es el gran atractivo de Collodi, a 27 km de la ciudad de Florencia.



Primero fue el nombre del pueblo de su madre y luego, su seudónimo. Collodi eligió llamarse públicamente el periodista y escritor Carlo Lorenzini (1826-1890), el verdadero padre de Pinocho, que de chico pasaba los fines de semana en la casa de sus abuelos en una bella aldea de La Toscana. Ese antiguo paraje rodeado de pura naturaleza, cercano a la Florencia natal del mentor del muñeco más famoso de la literatura infantil, es, justamente, Collodi.

Villa medieval sabiamente preservada, Collodi está coronada por un castillo del siglo XII que asoma inconfundible en la cima de la colina de Odo. En lo más alto del casco viejo, resplandece el campanario de la Iglesia de San Bartolomé (siglo XIII). Y a continuación, una cascada de casitas con tejados rojos desciende por la ladera del cerro hasta desparecer en el verde del jardín aterrazado de Villa Gorzoni, residencia noble, del siglo XVII.

La villa de los condes Gorzoni es una escenografía barroca imborrable en la memoria del viajero. Sus amplias terrazas y escalinatas están pobladas de estatuas, plantas exóticas, grutas y juegos de agua. Una avanza embobada por fantásticos senderos de palmeras y cipreses y por verdes laberintos admirando faunos y ninfas esculpidos en estanques.

En lo alto del mágico jardín, el palacio ofrece suntuosos salones, donde los visitantes degustan los vinos más prestigiosos de Italia.


Homenaje al escritor


Otro parque, más moderno, completa la trilogía turística de Collodi: es el Parque de Pinocho, creación colectiva construida entre 1956 y 1987, para homenajear a Carlo Lorenzini. El parque temático fue creciendo de a poco, con la participación de escultores, pintores y arquitectos.

Las primeras obras se levantaron en la década del 50, cuando el entonces alcalde de Pescia tuvo la idea de conmemorar a Collodi y su libro "Las Aventuras de Pinocho", publicado en 1881, y llamó a concurso para premiar a quien logre la mejor escultura alegórica. A su llamado respondieron 80 artistas italianos de primera línea. El primer premio fue para Emilio Greco, por su escultura "Pinocho y el Hada"; el segundo, para Venturino Venturini, por su Plazuela de los Mosaicos. El resto del parque temático exhibe figuras de distintos personajes y escenas de la fábula de Collodi, como el Grillo Hablante, el Gran Teatro de las Marionetas y el Bosque de los Asesinos, entre otras recreaciones artísticas.

Un restaurante —el Mesón del Camarón Rojo—, un Taller de Palabras y Figuras, el Laberinto, la Nave Corsaria, la Gruta de los Piratas y las Ruedas Sonoras completan este recorrido fantástico que irrumpe con gracia en el apacible paisaje toscano.





SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.