Viaje a Florencia.Buenos detalles



Una descripcion del viaje a Florencia de Al-Hakkam.Entra en muchos detalles
El año pasado pasé unos días en la ciudad sede de la cuna del Renacimiento, Florencia, en la región de la Toscana.
Fuimos desde Barajas en vuelo directo Madrid-Florencia, con la compañía Meridiana, salimos puntuales y aterrizamos puntuales así que al menos empezábamos muy bien.
Tras bajar del avión, estaba esperándonos el chico de la agencia de viajes para llevarnos al Hotel. Viajamos con Viajes Marsán y en mi caso ninguna queja, nos llevaron al hotel y a la vuelta al aeropuerto desde el hotel, y nos dieron un informe detallado de excursiones y teléfonos y direcciones que podrían sernos útiles.

Llegamos a nuestro hotel, Le Due Fontane, modesto hotel de tres estrellas, aunque he de decir que en España los hoteles de tres estrellas son mucho superiores. Era muy antiguo y las habitaciones eran grandes pero las ventanas estaban a medio caer de viejas , y darse una ducha un espectáculo porque no había plato de ducha sino unos agujeritos en el suelo , así que se inundaba medio baño si no corrías bien la cortinilla. Por lo demás, el trato de los empleados correcto y desayunos modestos pero abundantes. Las vistas eran geniales, una ventana nos daba a la Piazza della´Annunziata, y la otra a la calle que iba hacia la Catedral, así que pudimos disfrutar de la visión de la Cúpula .

Bueno me centro en lo que es Florencia porque para hablar del hotel ya sería otro apartado, pero empezando desde donde se ubicaba nuestro hotel, en la Piazza della´Annunzziata, se encuentra la Inglesia de la Santisima Annunzziata, merecedora se ser vista, con un claustro diseñado por Michelozzo y decorado al fresco por Rosso y Pontorno entre otros. La entrada era libre. A un lado de la misma plaza, se encontraba el Hospital de Los Inocentes, diseñado por Brunelleschi entre 1419 y 1444, fue un hospital de niños desvalidos . Destaca su fachada porticada con arcos de medio punto y columnas muy esbeltas. Entre los arcos hay unos platos de cerámica azul con niños representados dentro relacionados con el nombre del Hospital. Por dentro, la planta se ordena en torno a un patio alrededor del cual se encuentran las dependencias. El lenguaje arquitectónico es clásico influido por la estancia en Roma en 1403 del arquitecto. Dentro también hay una colección de pintura y escultura.
Esa misma noche dimos una vuelta por el centro. La verdad es que Florencia a diferencia de Roma por ejemplo, no es nada grande y las distancias no son muy largas, por lo que puedes patearte la ciudad sin problemas para admirarla poco a poco , ya que a cada paso te encuentras una sorpresa, un palacio, un edificio que te llama la atención, ya que el arte aflora por todas partes, además de poder admirar las tiendas, las pastelerías y hacer un stop para disfrutar tomándote un Capuccino o un helado, que son buenísimos. Si aún así decides coger autobús urbano , bien porque tienes el hotel lejos del centro o porque te apetece simplemente, los billetes suelen venderse en los estancos o en los quioscos . Paseando por la Piazza del Duomo donde se encuentra el Conjunto del Duomo con la Catedral , nos decidimos a tomar una pizza , como no, en una de las muchas pizzerías . No son gran maravilla, los toscanos no son muy especialistas en pizzas, pero no estaban mal tampoco. Las pizzerías son pequeñitas y te venden las pizzas a trocitos, con lo cual puedes tranquilamente comértelas por la calle o sentadito en un banco, lo que yo recomiendo si se puede y hace buen tiempo, porque los locales son pequeñitos por lo general (salvo excepciones) y hay sólo un baño para chicos y chicas y suelen estar algo guarretes. Lo que sí son los mejores son los helados toscanos, realizados con leche y yema de huevo. Al igual que las pizzerías, hay muchísimas heladerías con los helados más deliciosos y de sabores muy variados . Para rematar un Capuccino en la Piazza della Signoria, punto de encuentro tanto de los propios italianos, como de los turistas, es algo así como una plaza mayor, donde todo el mundo queda o se está simplemente sentado en un banco. Es una bellísima plaza que contiene copias de esculturas famosas, como el David de Miguel Ángel o Judith de Donatello, así como otras copias de Cellini o de Verrochio, la fontana di Neptuno, y otras . Si os apetece hay carruajes de caballos para dar un paseo y un tiovivo al que se montan tanto niños como adultos. En esta plaza también se encuentra el Palazzo Vecchio, hoy sede central del Gobierno , redecorado por Vasari en 1540, tiene buena pinacoteca dentro , y está articulado también en torno a un patio preciso con unas esbeltas arquerías ,y por fuera es espectacular.
Por la noche , un paseo mágico por el Ponte Vecchio o Puente Viejo, con unas vistas preciosas del Río Arno. Es un Puente con historia, aquí se dice que Dante vio por primera vez a su amada Beatriz en este puente (Recomiendo también para quien le interese ver la Casa-Museo de Dante, en la Via Margherita, donde se exponen documentos que recrean la Florencia medieval). Este Puente fue diseñado por Gaddi en 1354 y los comercios de alrededor han estado en manos de orfebres desde que en el siglo XVI Fernando I expulsara a los carniceros porque supuestamente le molestaba el olor. Toda esa calle cruzando el Puente está llena de joyerías , pegadas unas con otras, una barbaridad. Los nazis no volaron el Puente a causa de su belleza, pero sí los edificios de alrededor. En este Puente es muy frecuente ver a parejitas haciéndose una foto o grabando sus nombres con un corazoncito en su piedra. Las noches suelen estar amenizadas por cantantes callejeros , dándole un aspecto romántico y bohemio, casi mágico.
La siguiente visita obligada es a la Galleria dell´Accademia , situada en la Via Ricasoli, donde se encuentra una de las esculturas más admiradas del mundo, el David de Miguel Ángel. Antes de nada , hay que tener en cuenta que las filas para entrar son muy largas, de hasta horas, por lo cual es conveniente o bien madrugar (abren alrededor de las 8 -8.30) o bien también reservarlas con antelación. Hay alguna página web para ello, pero como no se pueden poner links, si a alguien le interesa me lo puede comentar . También hay que tener cuidado en qué fila te metes, pues hay dos filas de espera: una es para los que tienen las entradas reservadas o para grupos con la entrada también reservada y la otra para el resto. Preguntad cuál es cuál porque si no os llevaréis alguna sorpresa de una espera en vano. Ambas filas son largas e impresionan pero la de las reservas va bastante rápida. Si te toca esperar rato, puedes entretenerte visitando o realizando algunas compras e las tiendecitas de recuerdos que hay en la acera de enfrente o bien recreándote la vista e incluso comprando si te interesa uno de los muchas copias de obras de arte que realizan los pintores callejeros , no sólo copian pinturas sino también realizan vistas de Florencia, etc. Ya casi Una vez dentro, la entrada ronda los 6-7 euros . Los niños no pagan ni los mayores de 65, creo. Cuando ya te metes en el museo, ya visualizas al fondo de la sala la imponente figura del David reinando sobre todas. Sin duda es una obra maestra del escultor. A Miguel Ángel se la encargó la República de Florencia después de la expulsión de los Medici. La escultura encarna las Virtudes Republicanas: Fortezza (Fortaleza) e Ira. Esá representado pues como un héroe vencedor y que libera a su pueblo. Está realizado en mármol de Carrara ( si Podéis visitad la localidad de Carrara ) y Miguel Ángel la hizo salir de un bloque que nadie quería porque estaba dañado y que había sido después abandonado por supuesta inutilidad. Como vemos de inútil tenía poco, o más bien este escultor tenía el don de la creación, de transformar lo inútil en maravilla. Este David sentó precendentes en la Historia del Arte, ya que el escultor lo representó en el momento anterior a la lucha, es decir, antes de vencer a Goliat (prácticamente todas lo representaban con la cabeza del gigante ya en la mano o a los pies ). Es impresionante cuando lo tienes de cerca el comprobar la exactitud de la anatomía, cada vena, cada músculo y ese ceño fruncido y el rostro vigilante que muestran su fuerza moral. Su desnudez total simboliza la belleza física sin ninguna intención pecaminosa, y se nota la influencia de la escultura griega clásica. Su lado izquierdo está a la defensiva porque Dios nos protege por nuestra derecha y es por la izquierda por donde ataca el enemigo.
El David aunque es la estrella, no es la única escultura de Miguel Ángel; igual de impresionantes son las figuras de los Esclavos que esculpió como parte de uno de los proyectos para la tumba del Papa Julio II. Sorprende ver la anatomía, las formas retorcidas y musculosas, como queriendo escapar del bloque, y se nota la influencia del helenismo . El resto del museo tampoco es para dejar de admirarlo. Este museo es un museo -taller, por lo que al fondo, hay una exposición permanente de escultura muy interesante. También hay otras salas con pinturas de Botticelli entre otros.
Otra visita obligada es a la Galleria degli Uffizi, donde se encuentra la obra de los grandes maestros de la pintura . El nombre de la Galleria proviene de que en origen fueron las oficinas del Gobierno de los Medici (uffizi= oficinas). La Galleria está ubicada en la Piazzale degli Uffizi , a la que se accede situándose desde la Piazza de la Signoria y cruzándola, y pasando el Palazzo Vecchio. Pasa lo mismo que con la Accademia. O madrugas para ponerte a la fila o haces la reserva con antelación . La entrada cuesta unos 8,50 euros. Las filas con largas y de horas también dependiendo a qué hora vayas, pero si vais varios, podéis turnaros también para disfrutar de los pintores callejeros y caricaturistas que hay a lo largo de la calle. Ya en el interior podemos admirar unas colecciones impresionantes. Hay un largo y amplio corredor en forma de U , alrededor del cual se distribuyen las Salas, en el cual también podemos admirar obras escultóricas de gran calidad, copias romanas en su mayoría de originales griegas clásicas . El techo abovedado está decorado con frescos que narran la historia de Florencia. Mires por donde mires hay arte, en todos los rincones. En cuanto a las salas yo prefiero empezar por orden cronológico desde la época más antigua pero cada cual puede hacer lo que quiera, si tienes una guia completa del museo mejor . Las primeras salas están dedicadas a los estilos Medievales y Prerrenacentistas, destacan obras de Cimabue , de Giotto y de Simone Martini (La Anunciación). Posteriormente pasas a las Salas del Renacimiento Temprano, con obras de Masaccio y Fra Angelico y de Filippo Lippi que fue alumno del primero. Posteriormente pasamos a una de las Salas más admiradas, como es la de Botticelli y aquí podemos recrearnos con el "Nacimiento de Venus " y "La Primavera" , alegorías neoplatónicas. Las otras obras de Botticelli también te dejan con la boca abierta, como "Pala y el Centauro" o la "Adoración de los Magos". Después se pasa a la Sala dedicada a los que fueron alumnos de Verrochio, entre ellos Leonardo da Vinci. Es curioso ver las obras de Leonardo cuando aún era un aprendiz. Después se pasa a las Salas del Manierismo o del Renacimiento Tardío, con estupendas obras de Miguel Ángel y de Rafael y de los venecianos Tiziano, El Vernonés y Tintoretto. Posteriormente en las Salas dedicadas a los maestros europeos y del norte de Italia , encontraremos obras de Mantegna y de Durero. Ya en las Salas del Barroco, son admirables sin duda las pinturas de Caravaggio, el maestro del tenebrismo, y podremos admirar su famoso "Baco" o su impactante "Medusa". También hay autorretratos de Rembrandt y Rubens. Tras la agotadora visita es agradable sentarse en los bancos del corredor o tomarte algo en la cafetería, aunque sea un poquito agobiante ya que vamos alli todos en masa, pero al menos para un descansito rápido sirve.
Otra de las visitas es al Conjunto del Duomo, con la Catedral y su impresionante Cúpula, su Campanille y el Baptisterio. La Piazza del Duomo siempre está llena de gente, hay colas para entrar a todo, aunque si vas a primera hora de la mañana puede que para subir a la Cúpula no haya tanta gente. La fila de la Cúpula va lenta, ya que claro, hay que subir un palizón de escaleras que conforme más alto estás más estrecho se hace y como que mucha gente no puede estar dentro. La de la Catedral sí va bastante rápida. Centrándome en la Cúpula, ésta fue proyectada por el genial Brunelleschi entre 1420 y 1436 y es una cúpula octogonal, hueca y doble, una gran obra de albañilería en ladrillo. Es una mezcla de tradición antigua y medieval. La linterna es también curiosa, también octogonal y con elementos nuevos renacentistas, como esculturas en los nichos, etc. Mientras vas subiendo te detienen para observar de cerca los frescos de la Cúpula en el interior de la Catedral. Los frescos son de Vasari y Zuccari y representan el Juicio Final , terminado de pintar hacia 1579, (impresiona la figura del Demonio y de los condenados) . También puedes echar una ojeada hacia abajo e impresiona la visión de interior de la Catedral desde ese ángulo. Lo malo es que al ser un corredor o una especie de tribuna donde solo cabe uno y vas en fila, siempre hay el típico cagaprisas detrás que no se detiene a admirar nada y tiene prisa por llegar a todos lados pero sin detenerse a admirar ninguno . Después del palizón de subir escaleras, ( lo bueno es que en algunos rellanos puedes detenerte a descansar para admirar las esculturas de éstos) llegas por fin a la cúspide, con la legua afuera pero con la satisfacción de las vistas que desde alli puedes admirar, una maravillosa Florencia. Espectacular vista de la ciudad y del Campanille (al que también puede subirse)..
Tras una bajada más ligera que la subida, nos disponemos a ver la Catedral por dentro, tras esperar la cola, que como dije, era inmensa pero va rapidita, nos encontramos con un edificio por dentro algo oscuro, interesantes las pinturas de Ucello. También hay un fresco interesante que representa a Dante presentando la Divina Comedia a Florencia . Se puede bajar a la cripta, donde se exponen restos del viejo edificio románico, que fue mucho más pequeño que el actual, el actual tiene unas dimensiones impresionantes, es una de las mayores Catedrales del mundo. Pero impresiona más el exterior, es juego de colores, una fachada que impacta, recubierta de mármoles de colores , con esculturas y con adornos geométricos de rombos, rectánculos, etc. Una alegría para la vista, así como su altura y dimensiones que impresionan con la Cúpula.
Tampoco hay que dejar de ver el Baptisterio, por dentro no impresiona tanto, hay varios frescos que admirar , pero sobre todo lo más importante de este edificio son sus puertas de bronce dorado, Las Puertas del Paraíso, realizadas por Ghiberti entre 1425 y 1453, con paneles de bronce dorado que contienen relieves narrativos sobre el Antiguo y Nuevo Testamento.
Aparte de la Catedral , hay otras iglesias muy interesantes para visitar, como La Iglesia Convento de la Santa Croce, situada en la Piazza della Santa Croce, donde podremos rendir homenaje a las tumbas de Miguel Ángel, Galileo Galilei y Maquiavelo entre otros . Vale unos dos o tres euros, merece la pena verla, y su fachada de dos cuerpos impresiona , recubierta igualmente de mármoles de colores a modo de la fachada de la Catedral. En el exterior, en la plaza, situada a la izquierda de la fachada principal , (desde el punto de vista de tener la fachada enfrente tuya) hay un monumento a Dante, escritor y gran hombre de la cultura , nacido en Florencia en 1265 que jugó un papel político en su ciudad natal, autor de la "Divina Comedia"

Otra iglesias que no hay que perderse, y que además está ubicada en una plaza preciosa, la Piazza de Santa Maria Novella, (donde está la estación de Santa María Novella) con un enorme espacio de césped y casi siempre llena de gente también, es la Iglesia de Santa María Novella, cuya fachada fue proyectada por Alberti (otro gran arquitecto renacentista), con una fachada interesante de dos cuerpos unidos por volutas laterales y remate de frontón. Lo que sobresale del interior es sobre todo el fresco de la "Trinidad" de Masaccio, obra importante al ser la primera obra pictórica en aplicar la nueva ley de la persepectiva para dar sensación de profundidad.
Tampoco hay que perderse la Iglesia del Santo Spirito, de Brunelleschi, en la Piazza del Santo Spirito, cruzando el Ponte Vecchio. Tiene un interior precioso, con una juego de colorido espectacular y un altar con esculturas admirables.
También la Iglesia de San Lorenzo y las Capillas de los Medici son merecedoras de una visita. Fue la Iglesia de los Medici y sus tumbas fueron decoradas por Donatello y Filippo Lippi entre otros. De la arquitectura se ocuparon Brunelleschi y Miguel Ángel . Se cobra entrada pero no es mucho, tres o cuatro euros. Merece la pena verla.
La Iglesia de Santo Miniato al Monte , en Via Monte alle Croci , algo alejadilla , cruzando el Ponte Vecchio también viniendo desde el centro , pero tiene la peculiaridad de ser la única románica de la ciudad , es muy curiosa y está situada sobre una colina , con unas vistas preciosas.
En cuanto a la arquitectura civil, aparte del ya mencionado Palazzo Vecchio, es indispensable visitar el Palazzo Pitti, en la Piazza dei Pittia la que se accede también cruzando el Ponte Vecchio si vienes desde el centro ( del Conjunto del Duomo, Uffizi etc ) . Este Palacio fue residencia de la familia Medici. Hay varios tipos de entradas, las que incluyen todo: Galleria Palatina, Jardines del Boboli y la Galleria o Museo del traje , Porcelana y de la Plata. Yo , ya que uno está allí y no te vas todos días a Florencia , recomendaría comprar la completa, sobre todo como mínimo la Galleria Palatina y los Jardines Boboli (hay distintas combinaciones de entradas que hay que consultar bien antes de comprarlas y estar bien informado) . La Galleria Palatina y Las Estancias reales, esconde muchos tesoros artísticos, la Galleria Palatina una gran pinacoteca con colecciones de obras de Rafael, ("Mujer con Velo"), de Rubens, Tiziano, entre otros. La mejor pinacoteca después de los Uffizi. Las Estancias Reales es una exposición tremenda de lujos, en muebles, joyas, (no perderse la cama de rey y el cuarto de baño), etc. Los Jardines Boboli son tremendos, de belleza espectacular, tienen características rococós por la monumentalidad, los juegos de agua , la mezcla entre agua y naturaleza y el arte de las fuentes . Merece realmente la pena perderse en estos jardines. Una curiosidad es que las vistas de estos jardines desde las ventanas de los pasillos y salas de la Galleria Pallatina ofrece una persectiva distinta de poderlos admirar de lejos, en su totalidad. El Museo de Porcelana y Plata es igualmente curioso, lleno de tesoros. Luego para descansar puedes tomarte algo en la Cafetería en la parte de abajo o puedes tumbarte en el césped al exterior ya del Palacio, donde reposa mucha gente o tomarte alguna cosa en las cafeterías de enfrente, algo más baratas que las del Palacio.
Otro palacio que no hay que dejar de ver es el Medici-Ricardi, situado en Via Cavour, cerca de la Iglesia de San Lorenzo y las Capillas Medici. Son interesantes los frescos de la capilla en el interior , pero el exterior también impacta, una masa compacta rectangular de piedra, con unos impresionantes sillares rectangulares o bloques de piedra que decrecen conforme la altura de los pisos es mayor , los de la planta baja son enormes. El resto es el tipico palacio renacentista, dividido en varios niveles o pisos , y ventanas rematadas en frontón. No hay que dejar de verlo. 
También se puede hacer una escapadita al Museo Bargello, un museo escultórico con muchas obras de Donatello y algunas de Miguel Ángel . Está situado en la via del Proconsolo , donde estaban el antiguo Ayuntamiento y la Prisión, muy cerca al Palazzo Vecchio . 
Si se está algo cansado de tanto Renacimiento, recomiendo visitar el Museo Arqueológico, situado en Via della Colonna, al lado de la Piazza dell´Annunziata. Hay una gran colección de piezas , sobre todo etruscas y también hititas. Igualmente si se desea descansar de tanto arte, merece mucho la pena y además es supercurioso el Museo de la Ciencia , en la Piazza del Giudici, con interesantes artilugios como los telescopios de Galileo entre otros.

En cuanto a las compras pues depende de tu presupuesto y lo que se quiera uno gastar. Para el que quiera y pueda permitírselo el centro está lleno de tiendas de lujo y de marcas lujosas de ropa, joyas y zapatos. Gucci es la más conocida , aunque también hay tiendas de Prada, Emidio Tucci y Pucci entre otros. Los italianos tanto hombres como mujeres les gusta ir demasiado elegantes. Para los que sólo buscan recuerditos tanto para uno mismo como para familia y amiguetes, están las tiendas de recuerdos , donde venden de todo tipo de recuerdos, desde las típicas bolitas de nieve con la Catedral en su interior, hasta las esculturas en miniatura del David, imitaciones pinturas famosas expuestas en los museos florentinos, calendarios de todo tipo y en todos idiomas, etc. Desde unos tres o cuatro euros puedes encontrar cosas muy cucas. También hay una especie de quioscos donde se venden también sudaderas, camisetas, postales, guías etc. En la misma acera de la Galleria dell´Accademia, pegado a ella, hay uno que lo regenta un señor muy amable y con mucho sentido del humor y puedes encontrar de todo, sobre todo recuerdos relacionados con la Accademia, figuras del David, bustos del David , y muchas otras cosas. También están bien las tiendas de artesanía y cerámica (la ceráminca toscana es una de las mejores de Italia). En la Via Dei Servi, calle que se encuentra entre la Piazza dell´Annunziata y la Piazza del Duomo donde está la Catedral había una juguetería muy curiosa que tenía muchas figuritas y marionetas de Pinocho. A Pinocho te lo encontrarás en muchas tiendas de Florencia, y es que en Florencia nació el autor de este entrañable cuento, Carlo Lorenzini, que posteriormente adoptaría el seudónimo de Carlo Collodi porque Collodi se llamaba el pueblo donde nació su madre y donde pasó su infancia. Se le tiene mucho cariño al personaje de Pinocho en Florencia.
En cuanto a las comidas pues depende también lo que te quieras gastar. Los llamados Ristoranti son lugares de gran categoría y caros, de no bajar de 50-60 euros por barba (depende de lo que pidas, claro). Luego están las Trattoria, negocios algo más familiares, y que por unos 20-30 euros e incluso menos te puedes poner bien de comer, son de comida casera y el trato afable. Yo recomiendo Il Cantinone, situado en la Via Santo Spirito, cerca de la Iglesia con ese nombre que antes mencioné. Tienen unos crostini deliciosos, que son a modo de tapas españolas , rebanadas de pan tostado untadas con aceite y con lo que le quieran echar por encima, las hay muy variadas, pero hay de todo tipo de menús variados y el precio rondará eso unos 20 y tantos ó 30 euros dependiendo de lo que te pidas , claro. Il Pizzaiuolo, recomendado para amantes de la Pizza, tiene el inconveniente de estar siempre a tope de peña, pero no sólo sirven pizzas sino también pasta de todo tipo y otros menús. Se encuentra en la via dei Macci , en pleno centro. Aún más baratas son las pizzerías pequeñitas de las que he hablado al principio, las que sirven la pizza también en trocitos para llevar, también tienen ensaladas etc, por 10 euros o menos te puedes quedar muy bien. En los alrededores de la Catedral y por casi todo el centro las encuentras, a cada paso, como las heladerías. En cuanto a los dulces, aparte de los helados y Capuccinos , probad el panforte, que es como el turrón, parecido (no igual claro) que es una torta que puede ser de chocolate o no, a base de frutos secos o frutas confitadas (o mezcla de ambos). Hay muchas pastelerías por el centro que te las venden para llevar, en paquetitos muy cómodos y bien envasadas que soportan bien los viajes. Las hay de todos tamaños y dependiendo de cual tamaño sea y de los ingredientes el precio difiere. Yo me compré una mediana de chocolate con frutas confitadas que me vino a costar unos 6 euros si no recuerdo mal. También recomiendo probar el Chianti, uno de los mejores vinos toscanos (Si se puede visitar la localidad de Chianti mejor, podrás ver sus bodegas ) . Hay bares que sólo sirven vinos y cavas y es una oportunidad estupenda de probar vinos de todo tipo, tienen una gran carta que te entregan nada más sentarte, hay mucho donde elegir. En la calle donde se ubica el Palazzo Pitti hay uno con unos camareros muy agradables.
El precio de tomarse algo en Cafeterías y bares depende como en todo, de dónde te los tomes. No es lo mismo tomarte un Capuccino o una Coca Cola en la Piazza de la Signoria, que ronda los 5 euros la consumición , donde ya no sólo pagas la ubicación sino la categoría de las Cafeterías, muy elegantes, algunas tienen hasta orquesta nocturna, que tomártelo algo más alejado del centro. A mi me costó un Capuccino en una modesta y chiquitita cafetería enfrente del Palazzo Pitti a mucho menor precio. Lo que pasa es que claro, si vas caminando por una zona y visitando cosas no te vas a ir a no sé qué calle de propio a tomarte un café, simplemente es por saberlo.
En cuanto a seguridad , yo no tuve ningún problema, pero claro, hay que ser precavidos y cautos, dejarse algo de dinero en el hotel y los billetes de avión y todo eso, y los bolsos y mochilas llevarlos por delante o en plan bandolera, porque en las multitudes ya se sabe, como en todos lados. El centro está muy vigilado por los Carabinieri pero nunca hay que bajar la guardia .
Y lo de los transportes , pues yo no puedo opinar mucho, no cogí autobuses urbanos porque nuestro hotel estaba en pleno centro, los tickets sé que se cogen en los estancos y quioscos. Los italianos conducen algo nerviosos, hay que tener cuidado al cruzar las calles, hay muchísimas motos . Con el tren si que hay que tener cuidado en una vez comprados los billetes, hay que validarlos en unas máquinas que se ponen en las estaciones o en las entradas a los andenes. Pueden hacerte bajar del tren por olvidarte de eso. Si hay tiempo y ganas, lo mejor para recorrer la Toscana es alquilando un coche, esto ya es para el que tenga más días. Si hacéis excursiones yo recomiendo Pisa, que está cerquita , y lo que de allí se visita es lo típico , el Campo dei Miracoli donde se encuentra la famosa Torre Inclinada, un campanario románico-pisano que se inició en 1173 y la torre empezó a inclinarse antes de que se terminara el tercer piso. Estuvo cerrada mucho tiempo porque se medio caía pero ahora ya se podía subir y es espectacular, tanto las vistas como la sensación extraña de caminar por algo torcido, aunque no lo notas pero el saberlo inquieta , al menos a mí . Tampoco hay que dejar de verse la Catedral y el Baptisterio. En el exterior, hay un espacio de césped muy amplio donde se mete todo Dios a hacer fotos. Mucha gente se hacía la típica foto de tomar de lejos la imagen de la Torre para captarla entera y tú situarte como si estuvieras al lado mismo empujándola con la mano. De vez en cuando, vienen los Carabinieri a echar a golpe de pitazos y gritos al personal del césped, puesto que en teoría , está prohibido pisarlo… pero aún no se han ido ya está todo el mogollón de peña otra vez dentro del césped. También recomiendo visitar Carrara , de donde extraían el mármol los grandes escultores y la región del Chianti, como ya he dicho, no sólo por las bodegas (si no vas con viaje programado o excursión programada, para visitar según qué bodegas hay que llamar primero , a veces hay que concertar cita) sino porque hay muchos pueblecitos con encanto , en especial Castellina di Chianti, la más medieval de todas las ciudades de la región, con una impresionante Castillo y Greve in Chianti donde hay muchas tiendas de vino y degustaciones gratuitas.
Seguro que me dejo cosas, la verdad espero pueda volver pronto. Un saludo.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.