El jardín del Túria Bici Valencia

Photobucket

El jardín del Túria

Salida: Estación de Benimámet de la línea 1.
Llegada: Parada de tranvía Neptú de la línea 4.
Distancia: 15 km
Dificultad: baja
Este itinerario tiene la particularidad de cruzar la ciudad de Valencia de oeste a este. Se inicia en la pedanía de Benimámet, en el extremo más occidental del término de Valencia. El final está en la estación del tranvía Neptú, en la parte más oriental, junto a la Playa de Las Arenas y el edificio Veles e Vents de la Copa América.
El antiguo cauce del río Túria, convertido en Jardín, nos sirve de eje para un mayor conocimiento de la Ciudad. Pero además de disfrutar de los jardines del viejo cauce, podemos acercarnos desde él, a algunos lugares de relevante interés monumental y cultural de la ciudad, tanto en el margen derecha como el izquierdo. De esta manera tenemos la posibilidad de visitar monumentos tan emblemáticos como la catedral, el Miguelete, la Lonja o el propio Ayuntamiento. También nos podremos acercar a edificios como el Museo del IVAM, los museos de José Benlliure, el de la Catedral, el de Sant Pio V o el de Historia, así como a las zonas verdes más importantes, como pueden ser el Jardín Botánico o los Viveros.

0 km.

Comenzamos la ruta en la estación de Metrovalencia de Benimámet. Esta pedanía de Valencia, a unos 40 metros sobre el nivel del mar y con más de 13.000 habitantes, fue pueblo entre 1835 y 1882 y al igual que otros de la Huerta, fue anexionada a la ciudad de Valencia a finales del siglo XIX.
Podríamos decir que la vía férrea diferencia en dos partes a la pedanía. En la baja se encuentran los edificios más antiguos, formando el viejo entramado de “pueblo” y la huerta regada por la acequia de Moncada. En cambio, en la parte alta estaban las tierras de secano. Con el paso del tiempo se construyeron chalets de veraneantes (principios del siglo XX) y las instalaciones de la Feria de Muestras y el Palacio Velódromo “Luís Puig”.
Comenzamos a pedalear bajando hacia el Mercado Municipal, que está a unos 300 m., por la calle Felipe Valls.

0,5 km.

Cruce entre las calles Miguel Tarín y Rafael Tenes. En la casa con el número 20 de esta calle, nació en 1951 y vivió su infancia, el arquitecto e ingeniero Santiago Calatrava.
Seguimos a la derecha en dirección a Valencia, que está indicado con una señal. Recto iríamos al pueblo de Burjassot.

0,8 km.

Cruce regulado con semáforo. Continuamos a la derecha por el camino nuevo de Paterna, hoy carretera que conduce a esta población de l’Horta.

1 km.

Llegamos a otro cruce con semáforos. A la derecha se encuentra la Iglesia de San Vicente Mártir y las antiguas escuelas, hoy Alcaldía de barrio.
Nuestra ruta sigue a la izquierda, cruzando por un puente las acequias de Moncada y de Tormos. Pero sobre todo, este paso elevado nos permite sobrepasar sin dificultad esta gran infraestructura viaria que es el corredor comarcal. Desde aquí también podemos contemplar lo que queda de huerta y cómo destacan en el horizonte una gran cantidad de edificios de las poblaciones de Campanar, Valencia, Mislata, Quart de Poblet, y Manises.
Unos 200 m. después de este puente se encuentra, a la izquierda, el Colegio Público “Santiago Calatrava” y a la derecha, la Perrera Municipal.
En la carretera por donde vamos a circular unos 2 kilómetros, aunque tiene arcén y una señalización que recomienda 60 por hora, conviene estar atentos pues suele llevar algo de tráfico.

2,9 km.

Llegamos a la rotonda de la Avenida del Maestro Rodrigo. Seguimos unos metros por la derecha y abandonamos esta rotonda por la primera salida a la derecha, para coger el carril bici que está en la parte izquierda de la calzada.
Antes de llegar a la rotonda, observaremos algunos restos de cañares que dan testimonio de lo que antiguamente fue el camino de las Cañas.

3,4 km.

Pasamos por detrás del cementerio de Campanar, y unos metros más adelante, el parque de Bomberos y una rotonda. Continuamos a la derecha por el carril bici hasta el “Molí del Sol”, con un acceso peatonal y ciclista que nos permite la entrada al Parque de Cabecera y al Bioparc. Este antiguo molino tuvo una importancia vital en la economía de la zona, aprovechando las aguas del río Túria.

4,6 km.

Puente 9 d’Octubre. Fue el primer puente que construyó en Valencia el arquitecto Santiago Calatrava. Es la antesala del Parque de Cabecera que ocupa una extensión de 35 hectáreas. Recrea el paisaje del Túria dándole protagonismo al agua y la vegetación. Existen rutas a pie y en bicicleta.
También destaca una “montaña mirador” ideal para contemplar la ciudad y observar el paisaje de oeste a nordeste (l’Horta y La Sierra Calderona).
Desde el puente hay una salida hacia Mislata y el Museo de la Ciudad de Valencia, donde se puede recorrer de forma interactiva la historia de Valencia desde sus orígenes hasta nuestros días.

5 km.

Zona de juegos y circuito de habilidades para bicicletas que está pintado en verde. Los más pequeños pueden poner en práctica sus destrezas encima de la bici.
Unos metros más adelante, están los restos del antiguo azud del río y un edificio donde está la Policía Local.
A partir de este punto, casi todo el trazado del carril bici se ve marcado con dos líneas paralelas y una señal de bicicletas en el suelo, que nos guiarán hasta la Ciudad de las Ciencias.

5,7 km.

Puente de Campanar. Una vez atravesado, y a la derecha, se puede acceder al Complejo Deportivo-Cultural de la Petxina que ocupa parte del antiguo matadero municipal.

6 km.

Estadio del Túria y pista de Atletismo. A la derecha podemos fijarnos en los pretiles y muros de contención ante las avenidas del río. Estas construcciones nos recuerdan que por aquí pasaba un río que en ocasiones se desbordaba, por eso se desvió su curso más hacia el sur.

6,3 km.

Pasado el puente de Les Glories o Ademuz, el carril bici discurre por el centro del antiguo cauce. Ahora, el nuevo caudal del río lo aportan paseantes, corredores y gente en bicicleta.
Comienza el sector llamado “Bosque Mediterráneo”, aunque tiene más apariencia de dehesa, pues la hierba entre los árboles le confiere ese aspecto.
En el exterior destacan los árboles del Jardín Botánico. Podemos salir para conocer mejor este histórico Jardín y visitar el museo de Historia Natural Torres Sala. En el margen izquierdo, el complejo comercial de Nuevo Centro, el primero de grandes dimensiones de la ciudad.

7 km.

Puente de Las Artes, que nos indica la presencia de dos grandes centros culturales y artísticos próximos: el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) y el Centro Cultural de la Beneficencia, sede de los museos Etnográfico y Arqueológico.

7,4 km.

Puente de San José. Denominado también de la Zaidía. Conecta este barrio con el del Carmen. En el exterior, en la calle Blanquerías podemos disfrutar de la Casa- Museo Mariano Benlliure, donde el pintor tenía su estudio.

7,8 km.

Puente de Serranos. Fue el primer puente de piedra que tuvo Valencia, los anteriores eran de madera y desaparecieron ante las avenidas del río. El Puente fue reconstruido en el siglo XIV. En el exterior, las imponentes Torres de Serranos (obra del siglo XIV). Estas torres formaban parte del sistema defensivo amurallado de la ciudad. Su nombre viene dado por el hecho que desde aquí partía el camino hacia la serranía valenciana.
200 metros más adelante pasaremos por el antiguo Puente de Madera. Esta pasarela accede a la antigua estación “Pont de Fusta” de ferrocarriles de vía estrecha. Actualmente, en los edificios de la estación está la sede de la Policía Autonómica. También tienen parada los tranvías de la línea 4.

8,3 km.

Puente de la Trinidad. Muy cerca se encuentra el Museo de Bellas Artes, fundado en 1683. Antes era el colegio de San Pío V, y actualmente es una de las pinacotecas más importantes de España. En su interior encontraremos obras de Velázquez, Sorolla, Pinazo, Espinosa, Ribalta y muchos más, así como arte contemporáneo, un pabellón de escultura y una colección arqueológica. De visita imprescindible.

8,6 km.

Puente del Real. Conectaba el Palacio Real con los conventos de Santo Domingo y del Temple, donde hoy está la Delegación del Gobierno. Desde este puente hay una salida hacia la izquierda, donde están los Jardines de Viveros (antiguo Palacio y Jardín Real) y la Alameda.

9 km.

Puente de la Exposición, conocido popularmente como “la Peineta“. En el subsuelo se encuentra la estación de Alameda en la que convergen las líneas 3 y 5 de Metrovalencia. Este conjunto es obra del ingeniero y arquitecto Santiago Calatrava. Tiene interés bajar y contemplar el interior de la estación.
A la altura del km. 9,4 pasaremos por debajo del Puente de las Flores, cubierto de flores todo el año.

9,5 km.

Puente del Mar, del siglo XVI. Unía la ciudad con el puerto y los poblados marítimos. Actualmente es peatonal, pasando todo el tráfico al vecino puente, el de Aragón, que debe su nombre a la antigua estación del Ferrocarril Central de Aragón.

10 km.

Palacio de la Música. Centro cultural y musical de Valencia. Destaca su cristalería, más propia de países nórdicos que mediterráneos. La perspectiva, desde aquí abajo, con las fuentes, el estanque y los jardines con columnas es más atractiva que desde su entrada principal.
A unos 200 metros se encuentra el Puente del Ángel Custodio, que nos introduce en el Parque de Gulliver. Lugar de ocio y diversión que recrea la escena en la que Gulliver es atado por los liliputienses. Un gigantesco Gulliver atado al suelo hace las veces de parque para el recreo de los más pequeños que se lanzan por toboganes, cuerdas y escaleras.

10,6 km.

Puente del Reino o “Los Demonios”, también conocido popularmente como puente de las “Gárgolas”, flanqueado por cuatro quimeras aladas que parecen protegerlo.
Unos 300 metros más adelante, el carril bici desaparece y hay que compartir el espacio con los paseantes. Aparece ante nosotros el impresionante edificio del Palacio de las Artes y la zona ajardinada donde el agua simula el cauce de un río.

11 km.

Puente de Monteolivete. Dos grandes áreas conforman la esencia del parque, el Arte y la Ciencia, al servicio de los ciudadanos. Está integrado por cuatro edificios, tres de los cuales se deben al arquitecto Santiago Calatrava: El Hemisferio, El Museo de las Ciencias y el Palacio de las Artes, mientras que el cuarto, el Oceanográfico, es un proyecto del arquitecto Félix Candela. Recomendamos un recorrido por el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, concebido como un centro para la e ducación y la divulgación de la ciencia y la tecnología basado en la interactividad y una visita al Hemisférico.
Podemos hacer una visita a la impresionante Ciudad de las Artes y las Ciencias, con un parque urbano de 350.000 m2.

11,7 km.

Salimos de este complejo cultural y de ocio justo a la altura de las obras del puente de L’assut de l’Or. En el otro extremo está el Oceanográfico.
Seguimos a la izquierda por el carril bici de la rotonda y nos dirigimos a la calle Menorca, pasando por una zona con centros comerciales y de negocio. Atravesamos las avenidas de Francia y Baleares. El firme del carril bici cambia de color, de rojo pasa a verde.

13 km.

Cruce de las calles Ibiza, Serrería y avenida del Puerto. Atravesamos esta avenida y seguimos a la derecha hacia el puerto.
A la altura del km. 13,5 a nuestra izquierda, en una zona peatonalizada, encontramos las Reales Atarazanas. El origen de su construcción se remonta al siglo XIV. Fue lugar destinado a la construcción naval. Actualmente cuenta con el Museo Marítimo Joaquín Saludes y salas de exposiciones.

13,7 km.

Cruzamos la rotonda y nos dirigimos hacia el puerto, el Edificio del Reloj y los antiguos tinglados.
Toda esta zona portuaria, se ha visto transformada con motivo de la designación de Valencia como sede de la 32 edición de la Copa América, la competición náutica más antigua del mundo en la que, veleros de alta tecnología compitieron en el verano de 2007 en un singular desafío.
De momento, seguiremos, a la izquierda, por el nuevo carril bici bidireccional hasta el edificio Veles e Vents.

15 km.

Abandonamos el recinto portuario por uno de los accesos laterales próximos al edificio de la aduana. Unos toldos de color naranja nos indican esta salida, enfrente, la parada del tranvía Neptú. Fin de nuestro itinerario


http://www.metrovalencia.es/page.php?page=164
http://bicivalencia.lasprovincias.es/el-jardin-del-turia/

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

1 comentario:

  1. Ramón muy interesante post. Te dejo mi correo electronico, me hace mucha ilusión y te agradezco por querer incluir mi imagen en tu blo. Asi que si quieres te la envio: maryangie70@yahoo.com.co Saludos amigo

    ResponderEliminar

Gracias por Vuestros comentarios.