Mochileros inundan las redes para viajar barato


La comunidad de Airbnb tiene varias opciones para encontrar hospedaje seguro en nueve mil ciudades del mundo
Nada de hostales incómodos donde tengas que compartir la regadera con decenas de turistas. Mucho menos un edredón o una alfombra vieja para dormir.
Gracias a una nueva red social enfocada al servicio de alquiler de casas y apartamentos entre particulares, ahora es posible que un viajero cuente con un hospedaje “de lujo” por un precio menor al de un hostal.
Airbnb es el nombre este nuevo boom de la web que Bryan Chesky y Joe Gebbia –dos diseñadores estadunidenses– lanzaron en 2008 y que supera los 57 millones de afiliados; mochileros que buscan un buen hospedaje.
Considerado como una fusión entre el viejo modelo de Couchsurfing y Facebook, el portal permite que usuarios del mundo con viviendas disponibles para rentar, contacten a turistas.
“Tengo un problema. Me encanta viajar de mochilero, pero me gusta hospedarme bien. Hace dos años decidí ir a Madrid, pero los hostales eran carísimos. Recurrí a la página de Couchsurfing y pude tener un colchón gratuito en la casa de una pareja, pero la experiencia no fue buena. El verano pasado fui de vacaciones a Barcelona y a través de Airbnb pude dormir en una casona donde pagué 30 euros por noche” (520 pesos)”, detalla Alex Balam, administrador de empresas.
Los usuarios de Airbnb se pueden rentar cabañas instaladas en árboles, castillos, embarcaciones, apartamentos, mansiones, casas de campo o islas privadas
“Todo es cuestión de lo que el cliente busque. Mi trabajo como azafata no me permite permanecer mucho tiempo en casa, así que la rento a través de esta red social. Nunca he tenido un problema ni una sorpresa desagradable. He tenido buenos usuarios”, detalla Carolina Vázquez, quien reside en Buenos Aires, Argentina y usa esta red desde hace un par de años.
Y es que el diseño web de esta página permite una fácil navegación para conocer al resto de los usuarios y ver fotografías de casas o apartamentos disponibles para rentar, o promover sus propiedades.
La oferta es grande: son nueve mil ciudades de 186 países en las que el viajero puede encontrar opciones.
Confianza cibernética

“Es una forma genial para viajar y hospedarse cómodamente sin gastar mucho... existen riesgos, pero en este tipo de servicios la confianza y la solidaridad deben imperar”, destaca en entrevista Martha Ricaño, especialista en redes sociales de la empresa 6th Avenue.
Y la confianza abunda. Según el diario estadunidense The New York Times, el sitio ha propiciado más de 12 millones de arrendamientos y acaba de recibir una inversión de 112 millones de dólares.
Es tan redituable que personalidades del cine como Demie Moore y Ashton Kutcher están entre los inversionistas.

Para José Luís López, coordinador del grupo de investigación de redes sociales de la Universidad Panamericana, su éxito se debe a que los afiliados están comprometidos a proporcionar datos reales.

“No puedes dar un alias, ni cuentas con un avatar. Las fotografías de las propiedades, los chats y convenios deben ser fidedignos”, detalla el especialista. “Las sanciones, normas mínimas, comercialización y prácticas de comportamiento, imperan en éste y otros sitios similares” .

Y es que en las redes sociales el bien de los demás es muy preciado. Airbnb cuenta con ofertas que incluyen un sello de Airbnb Certified en todas sus fotos, esto garantiza que un integrante de la empresa ha visitado la propiedad, lo que evita decepciones cuando el turista llega a su destino.

Ha sido tal el boom de la página, que la competencia no ha tardado en aparecer. Wimdu, una red alemana es una de ellas.

A sólo cuatro meses de su aparición en Berlín, ya recibió 62 millones de euros de financiamiento y tiene anunciadas 12 mil propiedades en 50 países.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.