Gota fria en Valencia






Con el término gota fría se designa en meteorología a un volumen limitado de aire frío en los altos niveles de la atmósfera, que en una carta meteorológica se representa rodeado con isotermas cerradas. Günter D. Roth define a la gota fría como un "Anticiclón entre 5000 y 10000 metros de altura. El núcleo consiste en aire muy frío. Provoca tormentas y lluvias muy frías" . Aunque básicamente correcta, esta definición es poco satisfactoria por dos motivos: en primer lugar no se trata de un anticiclón sino de lo contrario, es decir, de una depresión, donde asciende una gran masa de aire caliente y húmedo hasta formar una especie de burbuja que sobresale de la zona anticiclónica donde se ha desarrollado. Y en segundo lugar, la expresión lluvias muy frías no tiene mayor sentido: las lluvias, o mejor, el agua de las lluvias, siempre tiene la temperatura del aire donde se desarrollan. A menudo, el ascenso de la columna de aire es tan rápida que se enfría muy bruscamente, produciéndose granizo. Por si esto fuera poco, tampoco el nombre original de gota fría tiene mucho sentido, porque se trata, en realidad, de una burbuja de aire caliente y húmedo, que forma el núcleo del proceso originado por la depresión barométrica. Es por ello que el nombre que mejor representa este fenómeno es el de DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) y su origen siempre se localiza en la superficie terrestre, específicamente, en zonas costeras donde se concentran aguas a una temperatura superior a lo normal (por el fenómeno de la diatermancia) que da origen al ascenso de aire húmedo y cálido que produce lluvias muy intensas y duraderas El diámetro de una gota fría puede variar desde algunos centenares a miles de kilómetros. Es homogéneo y sin línea de frente que lo separe de las masas circundantes, y tiene una influencia determinante sobre el tiempo. La gota fría conduce generalmente a una circulación atmosférica de bloqueo donde se asiste a la formación de una depresión aislada de niveles altos (DANA) de la atmósfera.3 Las gotas frías altas, entre 1.000 m y 10.000 m, son regiones de baja estabilidad, mientras que las gotas frías bajas son zonas de aire relativamente estable.1 Otra clase de gota fría tienen un origen en la mesoescala, bajo una tormenta o un chubasco cuando el núcleo de precipitaciones y el aire frío de los niveles medios de la atmósfera desciende hacia el suelo: siendo más fríos que el medio ambiente, forman una cúpula de aire muy estable y fría que se extiende bajo la nube.
pincha la imagen



Origen del término



El origen de la gota fría aparece en 1886 en la escuela alemana, que introdujo la idea de kaltlufttropfen, cuya traducción aproximada es "gota de aire frío". La definición que se le dio fue la siguiente: "una marcada depresión en altura, sin reflejo en superficie, en cuya parte central se encuentra el aire más frío".

Posteriormente, con la mejora de los métodos de observación, se comprobó que todas las depresiones de altura siempre tenían un reflejo en niveles bajos y en superficie, que se manifiesta en forma de algún tipo de anomalía (presión, temperatura, estabilidad, viento, etc.). Además el concepto inicial y básico de gota fría no se centraba en su génesis ni, por supuesto, en otras características que se han observado con la llegada de nuevas formas de observar y analizar la atmósfera (sondeos, observaciones de superficie y altura, satélites, modelos numéricos, nuevas teorías dinámicas, etc.). Por tanto, este término quedó anticuado y en desuso en prácticamente por todas las escuelas de meteorología. Solo permaneció su uso en su país de origen,Alemania, y en España, donde este término fue popularizado en los medios de comunicación.

Con el devenir de los años, y a mediados del siglo XX, se acuñó otro vocablo más preciso de gota fría, que en terminología anglosajona se le denominó cut-off low o depresión aislada cuya definición es:
... una depresión cerrada en altura que se ha aislado y separado completamente de la circulación atmosférica asociada al chorro, y que se mueve independientemente de tal flujo llegando, a veces, a ser estacionaria o, incluso, retrógada (su desplazamiento es, en estos casos, de dirección Este-Oeste.

Francisco M. León, INM (2003)



Como se observa, en esta definición aparecen los elementos fundamentales asociados este tipo de situaciones que son el aislamiento, separación y su movimiento singular, independiente de la circulación del chorro donde se generó. En este nuevo, o renovado, concepto no se hace mención alguna de sus posibles reflejos en superficie ni del tiempo o efectos que potencialmente pueda llevar asociada. En España este término se acuñó con el nombre de DANA (Depresión aislada en niveles altos). Se añadió el concepto de "en niveles altos" con tal de eliminar la ambigüedad que se podía introducir al poderlas confundir con otras que sólo se encuentran en niveles bajos.

Formalmente el término gota fría decidió rehusarse completamente tal y como decidió el AEMET. No obstante, en la actualidad, la gota fría es un término que todavía continúa en el vocabulario popular para referirse a una perturbación que puede provocar precipitaciones excepcionalmente violentas e intensas durante unas horas o días, acompañadas de numerosos rayos y de granizo que afecta a superficies reducidas o de mediana escala y siguen trayectorias imprevisibles, causando grandes lluvias y fuertes vientos.


Descripción del fenómeno

Su origen está íntimamente relacionado con el fenómeno de la diatermancia en el Mar Mediterráneo occidental durante los meses de otoño (en especial, en octubre), que es cuando las aguas marinas están mucho más calientes en comparación con las tierras continentales, lo que crea una fuerte inestabilidad atmosférica (las aguas calientes se evaporan más rápido). Dicha inestabilidad genera unas precipitaciones muy intensas que afectan a las costas próximas.



La gota fría, que conserva su giro ciclónico, se convierte en una baja presión en altura, lo que produce inestabilidad y favorece la convección. La gota fría será más importante cuanto mayor sea la temperatura de las aguas marinas ya que el vapor de agua asciende repentinamente debido a la menor densidad del aire caliente y se condensa, formando rápidamente nubes de gran altura (generalmente, de más de 10 km) que casi siempre son del tipo de cumulonimbos.

Aunque las gotas frías son frecuentes en la totalidad de las latitudes medias adquieren especial importancia en los entornos mediterráneos, cálidos y en los que el mar proporciona abundante humedad, considerándose por su breve periodo de recurrencia un rasgo característico del régimen pluviométrico de esteclima.

Estas perturbaciones son frecuentes en la Península Ibérica en las estaciones intermedias, sobre todo en otoño durante los meses de septiembre y octubre, aunque también pueden aparecer en verano en la Cornisa Cantábrica pero con un carácter más secundario respecto a las precipitaciones de origen frontal.

En la vertiente mediterránea española, en especial en la Comunidad Valenciana, su intensidad puede ser devastadora produciéndose la sucesión de decenas de tormentas, sin apenas descanso entre ellas, con vientos huracanados y precipitaciones que pueden superar las producidas por las tormentas de la zona intertropical.

Formación

La gota fría es un fenómeno típico del Mediterráneo, ya que el contraste térmico es mayor que en otras zonas. Es un mar que se calienta mucho en verano y que puede llegar a estar cerca de treinta grados en zonas cercanas a la costa, pero cuando llega el otoño suelen entrar bolsas de aire frío en capas altas. Al ser más ligero el aire caliente que hay sobre el Mediterráneo, éste asciende rápidamente, formando una gran borrasca. Si en ese punto sopla viento de levante (si se forma enfrente de las costas españolas) que aporte más humedad y la empuje a tierra, es cuando desata su poder. La gota fría, al igual que los huracanes, depende del mar para obtener su energía, por lo que los mayores vientos y las mayores lluvias suelen ser en la costa, también al igual que los huracanes. La gota fría gira, pudiendo incluso intuirse un ojo en su centro en muchas ocasiones.



Por tanto, podemos decir que la gota fría es una masa de aire caliente que se eleva a gran altura. De esa forma se produce su rápido enfriamiento, originando grandes perturbaciones atmosféricas, lluvias muy intensas con numeroso aparato eléctrico, granizo y vientos huracanados.

La gota fría es un fenómeno meteorológico de alta peligrosidad en las zonas donde se produce. Las máximas precipitaciones otoñales en las costas del Levante español se han venido produciendo siempre durante este tipo de fenómenos, pudiendo llegar a causar severas inundaciones, erosión, numerosas víctimas y destrucciones localizadas o en áreas bastante extensas como ocurrió en la ciudad de Murcia en 1876. Se llega a extremos de lluvias intensas que, como en Gandía (Valencia) en 1987 llegó a superar los 500 l/m², es decir, si el agua no hubiera fluido hubiera cubierto la zona con medio metro de agua, una cantidad equivalente a lo que llueve en la zona en todo un año.

El viento puede llegar a más de 140 km/h en la costa causando caídas de árboles, pero en el interior amaina rápidamente de manera considerable.

La marejada resultante puede destruir playas, embarcaciones y paseos marítimos, llegando a penetrar el mar en tierra firme y llegando a destruir los locales en primera línea. Las marejadas propias de la gota fría no son tan poderosas como las de los huracanes, pero aun así pueden elevar el nivel del mar 1 metro o más tragándose playas y paseos. Los oleajes suelen superar los 4 ó 5 m de altura, con olas que sin ser muy altas albergan una gran potencia por su corta longitud de onda.



Gotas frías importantes
Almería. El 11 de septiembre de 1891 una repentina gota fría asola casi la totalidad de la provincia de Almería, desbordando ríos y ramblas. Hubo decenas de muertos. Tras la misma, se decidió encauzar la rambla de Belén a su paso por la ciudad de Almería.
Valencia. El 14 de octubre de 1957 se inunda la ciudad de Valencia lo cual motivó la creación del nuevo cauce del río Turia.
Alicante. En 1982 y en 1997 tuvieron ocasión dos devastadoras inundaciones, causando decenas de fallecidos. Se calcula que llovieron cerca de 300 mm, en escasas horas.
Barcelona (Inundaciones en las cuencas de los ríos Llobregat y Besós), Castellón (Rambla de la Viuda) y en las islas Baleares (Palma de Mallorca y Andratx), el 25 de septiembre de 1962.
Murcia. Desbordamiento del Río Guadalentín y su afluente, la rambla Nogalte y Granada (rambla de Albuñol) el 19 de octubre de 1973.
Bilbao 1983 El 26 de agosto de 1983 se desbordo la ría del Nervión en varios puntos de Vizcaya, especialmente en Bilbao, donde el agua alcanzó 5 metros en algunos puntos de la capital vizcaína. Causó 34 fallecidos y 5 desaparecidos.
Pirineos y Comunidad Valenciana (1982) y (1987).
Alzira (provincia de Valencia). Una gota fría el 20 de octubre de 1982 derrumba el pantano de Tous (pantanada de Tous) y el Júcar inunda toda la comarca de La Ribera produciendo grandes daños, pueblos enteros quedaron anegados, la inundación motivó la visita del papa Juan Pablo II a Alzira, ciudad que quedó inundada casi en su totalidad. Hoy en día aún se pueden apreciar en la comarca los restos de la catástrofe en pueblos como Gabarda que está separado en 2 núcleos urbanos, uno de ellos fue inundado hasta una altura de un primer piso lo que motivó la creación del segundo núcleo en la falda de un monte cercano, conservándose aún unas pocas casas en el núcleo viejo, o en Benegida, que quedó tan arrasada que todo el pueblo se trasladó unos cuantos km al sur, del viejo pueblo solo queda el trazado de las calles y la iglesia parroquial.
Gandía en 1987, cuando fuertes lluvias que llegaron a 500 l/m² asolaron la comarca de la Safor.
Castellón y Norte de Valencia, en 2000. Los últimos días del mes de Octubre un largo periodo de gota fría provocó precipitaciones acumuladas de más de 600 l/m² en tres días que desbordaron ríos como el Palancia, Veo, Mijares y provocaron serias inundaciones en Onda, Nules, Castellón y Vall de Uxó y a punto estuvieron de asolar el embalse de Mª Cristina y el de Benitandús.
Tenerife en 2002. Una gota fría ocasionó lluvias torrenciales en el área metropolitana de Santa Cruz de Tenerife, dejando un balance de 8 muertos, 12 desaparecidos y pérdidas materiales por valor de 90 millones de euros.
Almuñécar y Nerja, el 21 de septiembre del 2007.
Alcalá de Guadaíra el 3 de octubre de 2007.
Beniarbeig 2007 La gota fría del 12 y 13 de octubre, sobrepasó los 400 mm de precipitación en algunos puntos (Els Poblets, El Verger, Beniarbeig) y causaron la mayor crecida documentada del río Girona, destruyendo el puente de Beniarbeig e inundando buena parte de esta población.

Al fenómeno de la gota fría se le debe el récord de precipitación máxima en 24 horas de España el 5 de noviembre de 1987, con 817 mm en Oliva, Valencia. También existe un dato (no confirmado por la AEMET) que dice que el día de 2 de octubre de 1957 cayeron en Jávea (Alicante) 871 mm. Unos mapas de este fenómeno pueden verse en un documento del periódico El Mundo, aunque los gráficos que los acompañan se prestan a confusión porque el ascenso del aire cálido y húmedo y el descenso del aire frío y seco se han dibujado con líneas verticales, siendo en realidad líneas en espiral (antihoraria en el ascenso y horaria en el descenso de aire frío).






Este año en Valencia se ha empezado a preparar.
Valencia afronta la gota fría con la retirada de 313 toneladas de basura del alcantarillado
Valencia está preparada para afrontar lluvias torrenciales, incluso la temida gota fría. La Junta de Protección Civil dio cuenta ayer del dispositivo municipal para los próximos tres meses, donde destacan cifras como las 2.500 personas que participan en el operativo de emergencia, así como las 313 toneladas de basura retiradas este verano en la red de alcantarillado, para facilitar la evacuación de aguas pluviales.
La concejala del Ciclo Integral del Agua, María Àngels Ramón-Llin, aseguró que este trabajo es fundamental para evitar la aparición de charcos en la calzada. Hojas de los árboles, plásticos y residuos de todo tipo han sido extraídos por las brigadas de mantenimiento.
Es sólo un ejemplo de la prevención que se realiza antes de la llegada del otoño. La reunión, presidida por la alcaldesa Rita Barberá, trató sobre el protocolo del Ayuntamiento, al estar la ciudad en zona de riesgo de inundaciones. El concejal de Policía Local, Miquel Domínguez, informó después de los vehículos y funcionarios disponibles en Bomberos en caso de fuertes lluvias, así como de los voluntarios de Protección Civil.
Incluso está preparada la Unidad Canina de Rescate, compuesta por 20 personas y 15 perros. Estos participarán en caso de derrumbe de edificios. El ejemplo más reciente fue la caída parcial de un inmueble en la calle Guillem d'Anglesola, que se inspeccionó con uno de estos canes a pesar de estar abandonada.
Ramón-Llin dijo también que este año se ha incorporado a la red de evacuación un segundo depósito de tormentas, situado en la pedanía de La Torre. El primero, en el paseo de Neptuno, tiene una capacidad para 20.000 metros cúbicos, mientras que el ubicado en Sociópolis alcanzará los 8.000 metros cúbicos. Estos recintos subterráneos reciben el primer caudal en caso de tormentas fuertes.
El propósito es doble y pasa por lograr que los sedimentos tóxicos de la polución del tráfico, los más problemáticos a la hora de tratarlos en una depuradora, reposen antes de ser enviados a las plantas. En el caso de que se vierta al mar, el agua llega al litoral sin dicho componente.
Nueve estaciones de bombeo, que suman una capacidad para 43 metros cúbicos por segundo, así como otras 18 en los pasos inferiores y nueve grandes compuertas en los colectores movidas por control remoto desde la sala del telemando, en un edificio del Cabanyal, son algunos de los elementos del sistema ideado en Valencia para combatir la gota fría.
Evitar el perjuicio al tráfico de vehículos es otra de las prioridades. Domínguez destacó en este sentido la sustitución masiva de las bombillas de los semáforos. Ya hay 374 intersecciones con este tipo de tecnología, que consumen un 75% y disponen de baterías autónomas para dos horas en caso de apagón.
Tres estaciones de bombeo que vierten en la Albufera vierten hasta 48 metros cúbicos por segundo al lago, provenientes de las pedanías y barrios del sur. La concejala comentó que en los últimos meses se han construido colectores y redes de alcantarillado en barrios que contribuyen a frenar la aparición de charcos.
La limpieza de imbornales ha aumentado desde el verano un 20%, donde también destacan los nuevos modelos que drenan mejor y evitan malos olores. Ramón-Llin habló de 1.217 unidades colocadas en distintos barrios. La red suma en la ciudad 1.279 kilómetros de alcantarillado, precisó.
Los jardines es otro de los lugares problemáticos en caso de gota fría. Por esa razón, el dispositivo cuenta con 304 personas y 153 vehículos. «Se trata sobre todo de limpiar de hojarasca todos los imbornales para que no se atasquen», informó Domínguez.
En cuanto a las contratas de limpieza, se habló de medio millar de empleados, 60 camiones y 50 barredoras, todos con el propósito de aumentar la limpieza en el entorno de los lugares donde se producen charcos.
Y para vigilar el estado de tráfico, el protocolo incluye a tres equipos de técnicos en las zonas norte, sur y litoral. El propósito es reparar lo antes posible algunas de las 750 cámaras en servicio para gestionar la circulación.
Por parte de la Policía Local, informó, la orden es que aumenten las inspecciones de fachadas antes de la llegada de lluvias y viento. «Toldos, macetas en los balcones, andamios, acequias y barrancos, de todo se informa por si hay que hacer alguna mejora». Cruz Roja tendrá ocho ambulancias al servicio del Ayuntamiento, así como dos hospitales de campaña y 400 plazas de acogida en albergues.


SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.