Tiramisu en un viaje a Italia

El tiramisú es un postre frío ideal para sorprender en las fiestas navideñas. Y es que tanto turrón, polvorón y las tradicionales neulas  agotan a cualquiera. Además, recordemos que en Argentina, Chile o Australia la Navidad coincide con el verano.

El tiramisú tiene un origen reciente. Por lo visto las teorías sobre su origen son varias y de lo más variopinto. La que le otorga más antigüedad es aquella que dice que es un dulce sienés que se elaboró en honor de una visita del duque toscano, Cosme III, a la ciudad; la más difundida es la que dice que nació en un restaurante de Treviso "Le Beccherie" de la mano de Roberto Linguanotto apodado Loli (que no la Loli, no os vayáis a confundir). Sin embargo, la que a mí más me gusta es la que le otorga un origen algo más sórdido. Por lo visto, parece que el tiramisú fue un dulce que se difundió por los prostíbulos de Treviso (Veneto) en los años cincuenta, cuando éstos disponían de cocinero. El pastel se servía como revitalizante energético para los clientes y servía para "tirar su” (hacia arriba)... Más adelante, saltaría a los restaurantes del Norte de Italia, adquiriendo así fama internacional.



Los hay diversos: con o sin huevo; con galletas, bizcochos u otros; con nata o mascarpone, etc. Su preparación resulta sencilla:


200 ml de café recién hecho,
200 ml de licor de café (Tía María, Kahlua, etc.)
Galletas Bizcocho Fontaneda u otra marca (una caja)
125 ml de nata para montar
Aproximadamente 200 gramos de azúcar glas o glasé
500 gramos de queso Mascarpone
Cacao puro


1) Batir el queso Mascarpone hasta que esté suave y uniforme. Añadirle aproximadamente 50ml de licor de café y 50 gramos de azúcar glasé o algo más, según gusto.
2) Montar la nata con aproximadamente 50 gramos de azúcar glasé. Cuando esté montada, combinarla suavemente con el queso Mascarpone.
3) Hecho esto se debe forrar la base de un recipiente con una capa de galletas.
4) Mojar las galletas con el café y el licor (dos tercios de café, un tercio de licor)
5) Extender sobre las galletas humedecidas, una tercera parte de la mezcla de queso y nata. Si se desea un tiramisú más dulce se debe esparcir azúcar glasé por encima.
6) Ahora toca hacer dos capas más, repitiendo los pasos 4 y 5 dos veces, sobre sendas capas de galletas, hasta obtener un tiramisú de tres pisos.
7) Finalmente, se cubre la preparación con una capa fina de cacao puro.
El pastel debe permanecer en la nevera, ¡y en reposo!!, durante unas cuantas horas antes de ser servido. 

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.