Origen romano de los spas, termas y balnearios



A todo el mundo le gusta relajarse en un balneario, entre piscinas de agua caliente, agua fría, con distintas salinidades, etcétera. Pero, ¿Desde hace cuanto tiempo se conoce la existencia de este tipo de fuentes de relajación? ¿Quiénes fueron sus principales precursores históricos?

Etimológicamente la palabra balneario proviene del latín balneae que significa "baños" y, aunque los romanos lo pusieron definitivamente de moda, su origen se remonta a cientos de años atrás. A nadie le extrañaría pensar que los propios hombres primitivos se bañaran en aguas termales calentadas con el propio calor terrestre, aunque una de las primeras evidencias de la existencia de este tipo de lugares se remonta varios siglos antes del nacimiento de Jesucristo. Alrededor del siglo V a.C., en el valle del Peloponeso, se estableció la ciudad-estado de Epidauro, declarado Patrimonio Mundial de la Unesco en 1988 y que comprende, además de diversos monumentos y templos, un teatro y un balneario. La propia organización otorgó el título de Patrimonio Mundial por ser un "testimonio excepcional sobre los cultos terapéuticos de la antigüedad grecorromana".

Sin embargo los romanos fueron los más grandes impulsores de estos centros de esparcimiento y descanso. Allí donde llegaban aquellos grandes conquistadores, instalaban unos "balneae". El hecho de bañarse ya no solo se entendió como sinónimo de pulcritud y limpieza, sino como sitio de recreo donde también se realizaban masajes, incluyendo esencias y aceites especiales para lograr una mejor relajación.

'Balnea termas' era como llamaban los romanos a los edificios que albergaban sus baños públicos. Las termas fueron los primeros intentos de proporcionar baños comunales a gran escala, pero lo cierto es que cuando el emperador Agripa diseñó y creó las primeras grandes termas en el año 25 a.C., los ciudadanos romanos ya llevaban más de 200 años disfrutando de pequeños balnearios.

Estos pequeños balnearios estaban diseñados principalmente para el disfrute vecinal; había muchos y podía encontrarse uno cada pocas casas. La popularidad que alcanzaron fue lo que impulsó a Agripa a construir una colosal casa de baños en una zona céntrica de Roma.

Pero no todos los romanos estaban entusiasmados con las termas. Séneca, el filósofo y estadista, opinaba que "la sudoración debe ser resultado de un gran esfuerzo físico y no de una improductiva sesión en una sala caliente".

Las termas se convirtieron en uno de los proyectos principales de todos los emperadores posteriores a Agripa. Cada uno de ellos trató de dejar en mal lugar a su predecesor, haciendo su baño más espacioso, más espléndido y más popular. Los baños llevaban el nombre del emperador que los había construído y los más importantes fueron los de Nerónen el año 65, Tito en el 81, Domiciano en el 95, Cómodo en el 185, Caracalla en el 217,Diocleciano en el 305 y Constantino en el 315.

Para asegurar su popularidad y la notoriedad del emperador, los precios para utilizar los baños eran ridículamente bajos o incluso gratuitos. Como no generaban suficientes ingresos las termas tuvieron que ser subvencionadas. Los emperadores, por supuesto, gozaban de sus propios baños privados y de algunos de ellos se dice que se bañaban siete u ocho veces al día.



Las estancias termales eran, dentro de la diversidad, similares en todo el Imperio. Normalmente constaban de las siguientes estancias:
  • Palestra: Patio central al que se abrían todas la demás estancias y se podía prácticar ejercicios físicos.
  • Tabernae: Tiendas adosadas a las salas de baños donde se vendían bebidas y comida, que los vendedores pregonaban a grandes voces entre los bañistas.
  • Caldarium: Baño de agua caliente, el alveus. Era la habitación más luminosa y adornada. En las grandes termas había incluso piscinas donde se podía nadar. En las más pequeñas, el baño se tomaba en bañera o depósitos de agua caliente llamados labra.
  • Frigidarium: Era la sala destinada a los baños de agua fría. En las grandes termas el frigidarium estaba descubierto e incluía entre sus instalaciones una gran piscina donde poder practicar la natación (Natatiae).
  • Tepidarium: Habitación de temperatura tibia que preparaba al bañista para la de agua caliente.
  • Apodyterium: Vestuarios. Habitación próxima al pórtico de la entrada donde los bañistas dejaban sus ropas. Había un banco corrido y en la pared unas hornacinas sin puertas, donde se depositaban las ropas y los objetos personales, que quedaban vigilados por un esclavo.
  • Laconicum: Baño de vapor.

Los recursos hidráulicos eran traídos mediante la red de acueductos que toda ciudad romana tenía, aún cuando el punto de captación del agua estuviera lejos del núcleo urbano, como en el caso de Segovia que dista más de 14Km.

El interior de las estancias y las piscinas de agua caliente se realizaba mediante el sistema de hypocaustum. El sistema está basado en la distribución mediante túneles y tubos de agua caliente y vapor que se extendía por debajo de los suelos de las estancias y piscinas y era alimentado por una serie de hornos que se hallaban en los sótanos. Reminiscencia de este tipo de calefacción es la gloria castellana.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.