Italia abre el primer del mundo Museo de la Cultura del helado



El Museo acoge una amplia colección de objetos y máquinas que ilustran la historia del helado y, conscientes del papel fundamental reconocido por la UNESCO al patrimonio inmaterial, recoge los testimonios audiovisuales de los protagonistas de la historia del
helado. El Museo es el lugar de la tradición, de la memoria y de la identidad, en el cual se puede vivir el helado como un producto de la cultura gastronómica europea. El Museo establece las raíces y valoriza históricamente el helado artesanal y la profesión de
heladero, difundiendo en el mundo la cultura del helado artesanal - desde siempre incluido en la dieta mediterránea, declarada recientemente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO - y sobre todo de la cultura del bienestar alimentario, relacionada con el concepto del helado como alimento sano. El Museo quiere dar relieve público a los avances de la evolución tecnológica de las máquinas para helados, productos de excelencia del Made in Italy que permiten una innovación en el ámbito de la seguridad y de la
higiene, obteniendo un producto particularmente indicado para la salud y una buena nutrición.
Los italianos valoran el helado como parte de su patrimonio culinario y cultural nacional. Los médicos lo indican para los calurosos meses de verano como forma de mantenerse refrigerados. El personal del zoológico Bioparco di Roma, alimentó incluso a su población durante el avasallante calor veraniego con golosinas heladas elaboradas especialmente.

Reconvirtiendo una parte de la nave de Carpigiani de más de 1000 metros cuadrados, los arquitectos han valorizado el carácter industrial, añadiendo un patio-jardín que conecta

los diversos ámbitos del edificio, un espacio de representación, y un núcleo alrededor del
cual se articula el Gelato Museum Carpigiani. 

Eso explica por qué el primer museo del "gelato" del mundo fue inaugurado en Anzola dell`Emilia cerca de la ciudad italiana de Bologna.

Gelato Museum CarpigianiVia Emilia, 45 40011 Anzola Emilia (Bologna)Italy
T +39 051 6505306T Press +39 3391404274F +39 0516505305E info@fondazionecarpigiani.it



La Fondazione Bruto e Poerio Carpigiani ha sido constituida y reconocida en el año del
centenario del nacimiento de Poerio Carpigiani (2011), fundador, junto a su hermano
Bruto (el ingeniero boloñés que inventó y patentó la famosa Autogelatiera, reconocida
entre las 34 invenciones fundamentales del siglo XX) de la empresa Carpigiani, hoy líder
mundial en el sector de las máquinas para helados. 

  Bruto Carpigiani (1903-1945), técnico y diseñador, se considera desde siempre el “mito”,
el padre de una generación entera de diseñadores, de técnicos y de empresas de embalaje
boloñesas. Le debemos a él las innovaciones tecnológicas y los prototipos, tales como la
rueda zeta. En el 1942 Carpigiani trabaja intensamente sobre una nueva máquina para
helados más higiénica, rápida y eficiente. El diseño y el prototipo vieron la luz poco antes
de la muerte de Bruto, ocurrida en el 1945. El año siguiente su hermano Poerio funda la
Carpigiani que – a partir de los años ’60, con la difusión de la cultura del helado italiano
en el mundo – se afirma como líder en el mercado de la producción de máquinas para
helado artesanal “a la italiana”.
Poerio Carpigiani (1911-1982) Se le reconoce un papel de primer plano en la difusión de la
cultura y del negocio del helado artesanal en el mundo. En el 1969, después de absorber
Cattabriga, propietaria desde el 1927 de la patente de la mantecadora automática, la sede
de la empresa se traslada del centro de Bolonia a Anzola dell'Emilia. Durante estos años
inició la gran expansión de la Carpigiani en el mundo, con las primeras adquisiciones y
con la fundación de sedes en toda Europa. La empresa está comprometida, desde siempre,
en la difusión de la cultura del helado italiano en el extranjero.



SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.