Vía Appia Antica Roma


El punto de partida por el recorrido arqueológico del Parque de la Appia Antigua comienza en la Tumba de Cecilia Metilla, a continuación señalamos todos los lechos arqueológicos que se pueden visitar:
• Tumba de Cecilia Metilla.
• Iglesia de San Nicola.
• Fortaleza Caetani.
• Mausoleo del Campo de Bove.
• Fuerte Appio. Forte Appio.
• Sepulcro de Marco Servilio.
• Rilievo dell’Eroe.
• Sepulcro de Seneca.
• Tumba de la Familia Sisto Pompeo.
• Tumba de Sant’Urbano.
• Templo de Giove.
• Tumba de Caio Licinio.
• Tumba de Ilario Fusco.
• Mausoleo de Claudio Secondino.
• Tumba de Quinto Apulcio.
• Sepulcro dei liberti Rabirii.
• Tumba de Festoni.
• Tumba de Frontespizio.


LA VIA APPIA ANTICA, la llamada Regina Viarum, fue la primera y la más importante calzada construida por Roma. Nació en el año 312 a. C. como vía de comunicación entre roma y Capua, siendo construida mientras era censor Appio Claudio, magistrado que le dio su propio nombre. Fue realizada siguiendo un proyecto sorprendentemente 'moderno' ya que, gracias a un sistema de circumvalaciones, dejaba de lado los centros habitados y superaba, con imponentes obras de ingeniería, grandes dificultades naturales como la zona pantanosa pontina.
El primer tramo, hasta Terracina, era una largísima recta de 90 km de los que los últimos 28 estaban dotados de un canal de bonificación que permitía alternar el viaje en barca con el viaje en carro o a caballo. La vía tenía una longitud total de 132 millas (195 km) y se realizaba normalmente en 5/6 días de camino.
Con la expansión de Roma hacia el sur la vía Appia se prolongó varias veces. Primero, tras la victoria del 268 a.C., hasta Benevento. Luego, más allá del Appennino hasta Taranto. Finalmente en el s. II a.C. llegó hasta Brindisi, puerta de Oriente.
El tramo desde Benevento hacia el sur fue transformado posteriormente y en el s. II d.C. Trajano la convirtió en una auténtica variante. Con la nueva via Appia Traiana se podía ir desde Roma hasta Brindisi en 13/14 días recorriendo un total de 365 millas, unos 540 km.
La Via Appia estaba pavimentada con grandes lastras de piedra basáltica de forma poligonal. Tenía una anchura media de 14 pies romanos (unos 4,15 m.) que consentía el paso de dos carros viajando en sentido contrario. A ambos lados de la calzada había una acera en tierra batida de un metro y medio de ancho.
Cada 7 o 9 millas en los tramos más frecuentados, cada 10 o 12 millas en los menos frecuentados, se encontraban las estaciones de posta para el cambio de los caballos (stationes) con locales para el descanso de los viajeros (mansiones). Cerca de los centros habitados la vía estaba flanqueada por grandes villas y sobre todo por una gran diversidad de tumbas y monumentos funerarios.


SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.