El castillo de Fénis Aosta

El castillo de Fénis domina una porción de territorio que desde el siglo XII estaba sometida a la jurisdicción de los señores de Challant, vizcondes de Aosta.La elección de un sitio sin defensas naturales no se conforma a los criterios estratégicos que regularon la colocación de los castillos del Valle de Aosta más antiguos,pero parece justificada por las aventajas que podía ofrecer la presencia de poblaciones en aquella área desde la época romana.
El castillo de Fénis es el resultado de muchas campañas de construcción, que se realizaron entre finales del siglo XII y el siglo XV.


Ver mapa más grande

La primera mención del castillo data del año 1242, fecha de su enfeudación a Godofredo de Challant y a sus hermanos. En el siglo XIV, bajo la señoría de Aimón de Challant, se realizaron las transformaciones más importantes, que dieron al conjunto su fisionomía actual.
El período de mayor resplandor del castillo coincidió con el de mayor fortuna política y económica de los Challant.
Entre el año 1393 y el primer cuarto del siglo XV, el hijo de Aimón, Bonifacio I, que cubría importantes cargos militares y diplomáticos en la corte de Saboya, empezó una nueva campaña de trabajos, para adaptar la austera mansión fortificada a las exigencias de la vida cortesana. Datan de este período los magníficos frescos que decoran el patio y la capilla.
En el segundo cuarto del siglo, su hijo Bonifacio II hizo realizar por Giacomino da Ivrea las pinturas en la pared que cierra el patio al Este. Desde entonces el castillo no subió otras transformaciones de
importancia, excepto las que se deben a su progresiva decadencia, ligada a los penosos avatares de la familia Challant a lo largo de la segunda mitad del siglo XV.
A comienzos del siglo XVIII, el edificio se encontraba en abandono. En el año 1716, el conde Georges-François, último heredero de Fénis, se vio obligado a vender el feudo. El castillo pasó luego a varios propietarios hasta convertirse en granja.
En la segunda mitad del siglo XIX, el arquitecto Alfredo ’Andrade, principal representante del movimiento cultural piamontés de inclinación neomedieval, empezó a interesarse del monumento,
dibujando todos sus detalles arquitecturales y decorativos. En 1895, d’Andrade compró el castillo y,después de restaurar sus partes más dañadas, lo donó al Estado en 1906.
La nueva oleada de medievalismo promocionada a lo largo de los años treinta, bajo el fascismo, por el Ministerio de la Educación Nacional, alcanzó también el castillo de Fénis que, entre 1936 y 1942, fue objeto de importantes intervenciones que querían acentuar su fisionomía medieval. Los trabajos incluyeron también la arbitraria integración del doble recinto  amurallado, lo que imprometió irremediablemente la estructura  original. Los muebles que se encuentran en el castillo no son originales. Fueron adquiridos a lo largo del siglo XX en el mercado anticuario y sólo una pequeña parte de ellos es originaria del Valle de Aosta. En 2001, se  ha reorganizado el mobiliario en las salas según criterios
significativos cómo tipología, cronología y procedencia.

SHARE THIS

Autor:

La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos..

0 blogger-facebook:

Gracias por Vuestros comentarios.