Historia de Chianti



El Chianti (/ˈki̯anti/) es uno de los vinos tintos italianos más prestigiosos y conocidos en el mundo.

Históricamente se produce en tres aldeas en la provincia de Siena: Radda in Chianti, Castellina in Chianti y Gaiole in Chianti situadas en las Colinas del Chianti.

Desde 1932 la producción de Chianti se extendió a las provincias de Arezzo, Florencia, Pisa, Pistoia y Prato. Actualmente, el área del Chianti está dividida en ocho sub-áreas:


Classico,— que abarca parte de las provincias de Florencia y de Siena;
Colli Aretini, en la provincia de Arezzo;
Colli Fiorentini, en la provincia de Florencia;
Colli Senesi, en la provincia de Siena;
Colline Pisane, en provincia de Pisa;
Montalbano, que abarca parte de las provincias de Pistoia y de Prato;
Montespertoli, en el territorio de Montespertoli, provincia de Florencia;
Rufina, en el territorio de Rufina (pronúnciese «Rúfina»), provincia de Florencia.

Los mejores vinos Chianti, producidos según la normas del Chianti Superiore, pueden adherirse a la denominación de Chianti Superiore.

Los vinos Chianti están elaborados con entre un 75% y un 100% de uva Sangiovese; las normas de producción difieren en cada sub-área y categoría, siendo las más blandas las del Chianti y las más severas las del Chianti Superiore; aunque puede contener hasta un 10% de variedades más afrutadas como el Cabernet Sauvignon, Merlot o Syrah.

Se presenta con diferentes variaciones cualitativas, entre las que generalmente se encuentran notas de ciruelas, con una ligera acidez que cambia a un sabor más dulce, similar al de las ciruelas cuando se elaboran de una manera más tradicional.

Comentarios

Mediante la publicación de un comentario, usted está de acuerdo con nuestra política de comentarios en esta comunidad. En contra de mensajes spam, tenemos el compromiso de cortar por los sano y marcar éstos con anti-spam.